Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EL REDCUADRO

La letra del himno

Fotografía

Por Antonio BurgosTiempo de lectura3 min
Opinión27-06-2004

Me han dado un canutazo. Yo no sabía lo que era un canutazo hasta que el otro día me lo dieron. Un canutazo es que te ponen una cámara y un alcachofa por delante, para que largues de lo que te pregunten. El canutazo es lo que tratan de evitar los famosillos de la caspa, corriendo si hay que correr con el carrito de las maletas por los pasillos de Barajas. Porque el canutazo es gratis total. Por el canutazo no se cobra. Aunque del canutazo te salgan artículos como el presente. Hombre, alguna ventaja debía de tener no ser Humberto Janeiro, que no escribe artículo alguno cuando le dan un canutazo, sobre su bravío canuto mismo. El canutazo era de los informativos de Antena 3 y sobre la letra de la Marcha Real, vulgo himno nacional. Esto que cree la gente, que la Marcha Real no tiene letra. Mentira, eso es una mentira tan gorda como la que nos están vendido Moratinos y la compaña, que en la Unión Europea hemos quedado de cine, cuando nos han dejado de cine de barrio donde se oye el chasquido de comer pipas. La Marcha Real tiene letra. No una, sino varias letras. No me refiero a las históricas que le escribieron tío José María Pemán o Marquina. La Marcha Real tiene las letras más líricas que podamos pensar. Son letras dadaístas. Ni el mejor poema ultraísta de Gerardo Diego o de Juan Larrea superan el creacionismo de las letras dadaísta que el pueblo ha puesto a la Marcha Real. "Hasta que el pueblo las canta, las coplas, coplas no son", dijo otro tío literario nuestro, tío Manolo Machado, y con la Marcha Real se ve esta copla. La verdadera letra de la Marcha Real es la que canta el pueblo en los estadios de fútbol, cuando juega la selección nacional. Tiene varias versiones. Está la versión Massiel, que dice: "Lála, lála, lalála, lalalala, etc.". Está la versión Nino Bravo, que dice: "Nino, nino, ninino ninonino, etc." Está la versión Orfidal o Dormidina, de nana para dormir el pasado de guerras civiles de un pueblo, que dice: "Nana, nana, nanana, nananana, etc.". Y está la versión Galicia o Aragón, que dice: "Chunta, chunta, chuntata, tatachunta, etc." Y muchas más. Todas ellas, asumidas por el pueblo, defendidas como propias, sin el menor problema, por la izquierda y la derecha, por los estatalistas y por los nacionalistas. No hay, por tanto, que buscar letra a la Marcha Real, porque le sobran textos dadaístas. Que son de todos, que nadie rechaza. Ya quisiéramos que la bandera de España ondeara en las Vascongadas como suena en el aire la letra constitucional, soberana y popular de la Marcha Real, con su chundarata o su nananero, cuando juega la selección. La más vertebradora e integradora de España. La selección nacional y no el Rey debería haber ido a Barcelona para inaugurar el Forum. Hubieran ondeado sin problemas miles de banderas de España y hubiera sonado la Marcha Real. Con esa letra indeleble que le ha puesto el pueblo, que por resistir hasta resistirá los cambios que habrá que hacerle a todo con esta Constitución Europea cuyo texto sí que es un himno solemne y extraño que nadie conoce.

Fotografía de Antonio Burgos

Antonio Burgos

Columnista del diario ABC

Andaluz, sevillano y del Betis

** Este artículo está publicado en el periódico ABC y posteriormente recogido de AntonioBurgos.com por gentileza del autor