Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SIN ESPINAS

Cultura y Educación

Fotografía

Por Javier de la RosaTiempo de lectura2 min
Opinión12-01-2004

Zapatero decía este domingo durante la presentación de las propuestas socialistas para las elecciones de marzo que la Educación y la Cultura son las armas más importantes de nuestro futuro. Unas armas con las que no se mata a nadie. Decía también la responsable de esta área, Carme Chacón, que "no hay valor más seguro que el de la educación y formación" de nuestra gente porque "nos hace mejores personas, más críticos y libres" y porque ahí está "la semilla de la tolerancia, la solidaridad y respeto al distinto". La verdad es que es son unas palabras muy bonitas. Sin embargo, del dicho al hecho hay un trecho. Para conseguir lo que ahora parece que anhelan los socialistas, de poco sirven propuestas tales como dar libros de texto gratuitos para todos durante toda la educación obligatoria. La subasta y el café para todos no es algo nuevo en los “caramelos” que estos días está presentado el Partido Socialista. Estas iniciativas en Educación son del mismo calado que las ya presentadas en Economía con la rebaja fiscal para rentas medias y bajas o la reducción de los tramos del IRPF. Son muy efectistas pero con poco fondo y buscan los votos antes de explicar cómo se llevarán a cabo. ¿Es posible financiar este tipo de rebaja fiscal sin que la recaudación del Estado se vea mermada? Sobre todo, si además se pretende aumentar el gasto público. Zapatero tampoco ha querido explicar, o tal vez no sabe explicar, lo del espacio fiscal propio para cada comunidad autónoma. Más burocracia, más gasto. Lo mismo ocurre con la Educación que nos presenta este posmoderno Zapatero preocupado por la forma y no por el fondo. La solución para la educación de este país no es darle libros gratis a todos, sino que esos libros estén llenos de buenos contenidos. Y fueron precisamente los socialistas los que se cargaron las humanidades, esenciales para esa formación del espíritu crítico, para ser más libres que ahora dicen anhelar para los españolitos. Fue Alfonso Guerra quien dijo que después del gobierno del PSOE a España no la iba a reconocer "ni la madre que la parió". Y en eso sí que trabajó porque hoy es un hecho. Lo cierto de todo es que los populares poco han hecho para reconstruir lo que los socialistas destruyeron. A falta de hábitos de lectura, la cultura de masas sólo se trasmite por ese ente diabólico llamado televisión que, socialistas primero y populares después, se han encargado de dejar en manos de depravados para tenernos adocenados y despreocupados de sus manejos en el poder. Y ahora vienen a hablarnos de Educación sin que por educación se les caiga la cara de vergüenza.

Fotografía de Javier de la Rosa