Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EL REDCUADRO

Tertulianés de Pactos

Fotografía

Por Antonio BurgosTiempo de lectura3 min
Opinión07-06-2015

Mis queridos alumnos: hasta donde yo sé, y según mis fuentes, hasta ahora y a día de hoy han seguido usted con hondo calado el largo recorrido del aprendizaje del Tertulianés. Gracias a estas clases han obtenido el Nivel A 2 y el Nivel B 1 según las directrices del Marco Común Europeo de Referencia para el Tertulianés (M.C.E.R.T.). Me consta que dominan una interacción oral con la que pueden pegar el gran mangazo en cualquier estudio, ora de radio, ora de televisión, y si es saltando de uno a otro mejor. Y han aprendido una fluidez y coherencia en la expresión tal que capaces son de hablar sin decir ab-so-lu-ta-me-nte nada durante media hora de tertulia, pero, eso sí, con una expresión de gran envergadura. Y como quiera que muchos, queridos alumnos, aspiran al Nivel B3 y C1 de Tertulianés, he convocado urgentemente este cursillo, ya que las referidas directrices el M.C.E.R.T. incluyen muy expresamente algo sin lo que estos días no pueden ustedes pegar mangazo alguno en una tertulia mediática, aunque sean voceros de un partido o acosadores y derribistas de otro. Me refiero al Tertulianés de Pactos, imprescindible en esta hora grave de España, cuyo dominio espero alcancen con notable aprovechamiento en este breve cursillo.

Porque existe, en efecto, una Cultura de Pactos, sin cuyo elogio no van ustedes a vender una escoba en las tertulias. Esa Cultura de Pactos incluye la exigencia de la Transparencia como condición imprescindible para el por aquí te quiero ver del apoyo en las investiduras, ora de alcaldes, ora de presidentes de las autonomías. Conviene que aprenden que la Transparencia, aunque no lo parezca, suele tener color. Rojo, naturalmente. Pero no rojo Izquierda Unida, que ya no es tendencia, sino rojo de Línea Roja. Las líneas rojas, que cuando venga a darnos una lección magistral el profesor doctor don Andrés Amorós, parecerles pueden las que señalan los terrenos obligados para los montados en muchas plazas de toros e incluso para los montaditos de lomo en muchos bares, son, en efecto, barreras infranqueables para la supuesta impactibilidad de algunos partidos: "Con el PP y con Bildu, ni a coger billetes de 500 euros". Así que aprendan bien: no hay pacto sin lineas rojas. Ante las que hay que priorizar los contenidos programáticos, para evitar el abrazo del oso; esto es, la fagocitación del pactante por el pactado o viceversa. ¿Queda claro? Pues a ver si nos vamos enterando de lo que vale un peine para el B3 y el C1 de Tertulianés.

Tengan muy presentes en sus comentarios para no decir ab-so-lu-ta-men-te nada lo de las Mayorías Estables. Indiquen cuando se tercie, e incluso cuando no pegue ni con cola, que la obtención de mayorías estables es la corrección de tiro de las bacalás del sistema electoral y de la leche que mamó el señor D'Hondt, que inventó nuestro modo de burlar la voluntad de los votantes de la lista ganadora. Ah, y olviden eso ya tan antiguo de la Gobernanza. Hablar de la Gobernanza es como aquello ya tan lejano de "Leopoldo, échame el toldo"; hay que pasar a la modernidad, a "Currito, dale al botoncito de la Gobernabilidad". ¿Para qué? Para la Estabilidad y para mandar de paso a tomar por saco la mentada y pisoteada voluntad de los votantes, que eso del resultado de las elecciones tras los pactos es como si ustedes vienen aquí a que yo les dé clases de Tertulianés y salen hablando etrusco. Algo así. Digan que la lista más votada, si es del PP, es la lista más vetada, que queda lindo. Ah, y la deriva. No se olviden nunca ni del clásico hondo calado, ni del famoso largo recorrido, ni de la deriva. Basta con que apliquen esos remoquetes, un poner, a la deriva hacia la izquierda radical. Y si no saben qué más decir, hablen del Empoderamiento. Nadie sabe qué coño es el Empoderamiento, pero queda muy resultón en estos días. Ah, y rematen con el juego de palabras de que el Tripartito es, como su mismo nombre indicaba al apócrifo Marqués de las Cabriolas, el Tripa-Hartito.

Fotografía de Antonio Burgos

Antonio Burgos

Columnista del diario ABC

Andaluz, sevillano y del Betis

** Este artículo está publicado en el periódico ABC y posteriormente recogido de AntonioBurgos.com por gentileza del autor