Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ANÁLISIS DE ESPAÑA

Frases que matan

Fotografía

Por Alejandro RequeijoTiempo de lectura2 min
España19-09-2011

¿Recuerdan cuando Zapatero dijo aquello de que se comprometía a aprobar cualquier reforma del Estatuto que saliera del Parlamento de Cataluña? Lo dijo poco antes de unas elecciones generales que intuía pérdidas. Buscaba votos. Luego aquel órdago le salió caro y el Estatut marcó buena parte de su mandato. Al final, no cumplir su promesa le costó romper su idilio con Cataluña. Pero antes de eso, a cambio de mucha crítica en el resto de España, Zapatero tuvo siempre en esa comunidad un granero de votos que le aupó a un segundo mandato en 2008 aportando nada menos que 25 escaños. Fueron decisivos. Rubalcaba también ve cuanto menos complicadas las elecciones del 20N y busca votos. Desesperadamente. Dice que él no es Zapatero, sin embargo repite sus errores. También ha ido a Cataluña a tratar de recuperar al menos parte de todo aquello. Lo poco que quede tras el batacazo de las autonómicas. Sabe que los catalanes no votan igual en unas elecciones locales que en unas generales. Por eso ha rescatado un discurso -en este caso sobre el uso del catalán- que supone un guiño interesado al sentimiento nacionalista y, al mismo tiempo, un desafío a los tribunales que no casa del todo con alguien que pretende ser presidente de todos los españoles. Si algo ha enseñado Zapatero es que los órdagos se pagan y que en política es mejor no deberle nada a nadie. Tampoco Rubalcaba ni otra voz autorizada en el PSOE ha salido a enmendar la plana al lehendakari, Patxi López, por sus declaraciones tras la condena a Otegi. Dijo que entendía que la sentencia genere "frustración". López también sabe que las encuestas no le son favorables y también busca votos. Pero decir que esta práctica es algo único de los socialistas sería como creerse eso de que sólo los jugadores del Barça se tiran y los del Madrid dan patadas. Aquí todos hacen teatro o dan más leña de la cuenta cuando creen que van a sacar algo a cambio. Ya llegarán los guiños de Rajoy a CiU si gana las elecciones y no lo hace por mayoría absoluta. Ni siquiera el discurso del PP sobre Bildu es igual en Madrid que en el País Vasco. Pero volviendo al candidato Rubalcaba, en su día dijo que el PSOE era "el partido que más se parece a España". Era cuando gobernaban en lugares tan diversos como Andalucía, Extremadura, Cataluña o el País Vasco con discursos y políticas tan diferentes, incoherentes incluso. Hoy sólo les queda Andalucía y el País Vasco y las encuestas no les otorgan mucha fuerza en ninguno de los dos sitios. Qué decir dónde les sitúan los sondeos sobre el 20N. Por acabar con otra célebre frase de dirigente socialista, quizá Rubalcaba se acuerde estos días de campaña de aquello que dijo Alfonso Guerra: "Vamos a dejar a España que no la va a conocer ni la madre que la parió". Pues eso, como ha cambiado la cosa.

Fotografía de Alejandro Requeijo

Alejandro Requeijo

Licenciado en Periodismo

Escribo en LaSemana.es desde 2003

Redactor de El Español

Especialista en Seguridad y Terrorismo

He trabajado en Europa Press, EFE y Somos Radio