Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ESTADOS UNIDOS

Rusia y EE.UU. vuelven a chocar por los misiles

Por J. F. Lamata MolinaTiempo de lectura2 min
Internacional08-07-2007

El presidente ruso, Vladímir Putin, siguió oponiéndose al escudo antimisiles que Estados Unidos quiere instalar en Polonia y República Checa para defender a Europa frente a la amenaza de Irán, eventualmente nuclear. Insistió esta vez con una idea nueva que consiste en colocar un radar soviético de última generación en Azerbaiyán.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo que la idea rusa es innovadora, pero no lo suficiente para resolver el problema. Durante la conferencia de prensa que dieron conjuntamente, cuando un periodista le preguntó si tenía confianza en Putin, Bush dijo que sí, pero añadió: "¿Me gusta todo lo que dice? No. Y yo sospecho que a él tampoco le gusta todo lo que yo digo. Pero somos capaces de decirlo de una manera que prueba el respeto mutuo que tenemos". Por si eso fuera poco, el ministro ruso Ivanov propuso emplazar una base de misiles en Kaliningrado, fronterizo con Polonia, en caso de que Bush descarte la alternativa rusa al escudo antimisiles estadounidense. "Si se adoptan nuestras propuestas, la necesidad para Rusia de colocar nuevos misiles en la parte occidental del país, en particular en la región de Kaliningrado desaparecerá", declaró. Con todo, acordaron incluir a través de la OTAN a otros países europeos en las discusiones sobre el polémico sistema de defensa antimisiles que los norteamericanos quieren instalar en Europa oriental. Los misiles, un eterno tema candente Los misiles han sido una eterna disputa entre Washington y Moscú desde los años cincuenta, concretamente en 1952, cuando la URSS se convirtió en el primer país capaz de desarrollar los misiles intercontinentales. Era la primera vez en la historia que EE.UU. se encontraba con una amenaza de la que no podía defenderse, obligándole a trabajar a pasos agigantados para igualar a su rival. En octubre de 1962 se produjo la mayor crisis de la historia. El Gobierno de Cuba -país que un año antes había hecho frente a un intento de invasión por parte estadounidense- solicitó a la URSS misiles para su defensa y ésta instaló sus bases de misiles, con ello además, los rusos respondían a la amenaza que para ellos suponía la colocación de misiles americanos en Turquía años atrás. El presidente de EE.UU., John F. Kennedy, consideró aquel programa de defensa de Cuba como una "amenaza contra su país", ordenó el embargo comercial contra Cuba -que aún se mantiene- y dio un ultimátum a la URSS exigiendo la retirada de todos los misiles amenazando incluso con la guerra. Con los barcos de bloqueo americanos y los barcos mercantes rusos frente a frente en las aguas de Cuba el mundo contuvo la respiración. Finalmente la URSS cedió ante las presiones de los americanos y retiró todos los misiles, con lo que el Kremlin logró así evitar una tercera guerra mundial.

Fotografía de J. F. Lamata Molina