Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EMPRESAS

El Sepla convoca paros en plena temporada alta

Por Elena De Román MartínTiempo de lectura2 min
Economía09-07-2006

Los pilotos de Iberia han convocado una huelga entre el 10 y el 16 de julio. El motivo de ésta es la creación de Catair, la nueva aerolínea de bajo coste participada en un 25 por ciento por Iberia. Los pilotos exigen a la compañía que garantice sus puestos de trabajo y sus sueldos mediante un aval bancario hasta la edad de jubilación -65 años-, con una subida salarial anual del IPC más dos puntos para parar la huelga.

Además, solicitan una garantía para cubrir indemnizaciones en caso de extinciones contractuales por motivos distintos a los despidos disciplinarios. Este aval incluiría todos los bienes de la empresa, tangibles e intangibles, y de sus accionistas. Según el sindicato, Catair es un proyecto ideado por el anterior consejero delegado de la compañía, Ángel Mullor, para “fustigar” a los pilotos y “vaciar” la producción de Iberia. Estas razones no son compartidas ni entendidas por los sindicatos UGT y CC.OO., que han solicitado la intervención del Gobierno. Mientras, la aerolínea ha respondido emprendiendo acciones judiciales y ya ha iniciado los pasos necesarios ante la Dirección General de Trabajo para que se declare ilegal la huelga. Iberia la considera ilícita, puesto que su finalidad es cuestionar una decisión de la compañía, lo que supone una vulneración del derecho fundamental a la libertad de empresa. Iberia opina que el único objetivo de estos paros es paralizar el proceso de inversión planificado y poner en entredicho el poder de dirección y organización para la prestación de servicios. Iberia, además, ha insertado anuncios a página completa en varios periódicos de tirada nacional bajo el lema “¿A quién sirve la huelga de Sepla? A nadie” e insiste en la ilegalidad de esta medida de presión que “sólo busca el interés particular y perjudica no sólo a clientes y compañía, sino también a todos los empleados, incluidos los pilotos”. El anuncio se presenta con el título “Información de Iberia dirigida a la opinión pública” y afirma que no se trata de una campaña publicitaria, sino de una nota explicativa. La aerolínea insiste en que ha garantizado a cada uno de sus 1.800 pilotos que Catair no supondrá ningún despido y asegura que está realizando “todos los esfuerzos necesarios” para que los clientes no se vean perjudicados por la huelga. Entre tanto, a pesar de las reuniones mantenidas por el Ministerio de Fomento, Iberia, AENA y el Sepla, finalmente la huelga seguirá adelante, aunque se prevén nuevos encuentros.

Fotografía de Elena De Román Martín