Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SIN ESPINAS

Udo Ulfkotte

Fotografía

Por Javier de la RosaTiempo de lectura3 min
Opinión05-02-2006

Quien se empeñó en ilustrar su libro sobre el profeta Mahoma con caricaturas en las que el fundador del Islam aparecía con una bomba como turbante no tenía como intención sembrar la paz con su actuación. Se llama Udo Ulfkotte y pasa por ser un polémico periodista alemán especializado en espionaje y terrorismo islamista. Mientras algunos tratan de apagar este incendio nadie habla del pirómano que lo ha provocado. Tal vez nunca se podrá demostrar si es un incendiario a sueldo o lo ha hecho de mutuo propio. Máxime cuando sabía que los musulmanes consideran por respeto y alabanza que no deben hacer representaciones de su profeta. Y menos de ese cariz tan ofensivo. Quede claro que este artículo no pretende justificar ni por un segundo las bestiales reacciones de los fundamentalistas del Islam pero también hay que ser honestos. Si uno le pega un tiro a un avispero a un metro de distancia, lo normal es que salga de ahí con más de un picotazo. ¿Entonces que hay que hacer? ¿Lanzar un ataque preventivo para acabar con todas las avispas? ¿O dejar en paz el avispero? Udo Ulfkotte sabía lo que iba a provocar cuando se dispuso a ilustrar su nuevo libro con esas caricaturas. Más, cuando se fue a un diario danés a “denunciar” la “falta de libertad de expresión” que había sufrido para poder ponerle dibujos a su nueva critica al Islam. Lo tiene todo, conoce muy bien el islamismo y le encanta crear polémica. Ya publicó otro libro en Alemania bajo el título La guerra en nuestras ciudades. Cómo islamistas radicales se infiltran en Alemania. El por aquel entonces redactor del diario Frankfurter Allgemeine aseguraba que numerosos islamistas violentos viven en el país bajo la apariencia de personas pacíficas y amenazan así la seguridad nacional. Una de las once demandas judiciales que recibió se convirtió en sentencia firme que le obligó a modificar la siguiente edición. Aún así, el director de la editorial aseguró que la empresa continuaría respaldando los contenidos del libro “aunque pudieran resultar desagradables a muchos”. Y es que el polémico libro se convirtió en best-seller y vendió mucho. Lo siguiente que recibió Udo fueron amenazas de muerte vía email. Resulta que el pirómano es un especialista en información sobre los servicios secretos y el espionaje político e industrial con muy buenos contactos en la OTAN. ¡Qué casualidad! ¿Saben que, además, Ulfkotte abrió la pista alemana de los atentados del 11-M en Madrid? La Policía de Francfort registró su domicilio particular y su oficina después de que la Fiscalía ordenara confiscar tres ordenadores y otros tantos archivadores con material escrito. Todo, ante la sospecha de un delito de incitación a la difusión ilegal de información confidencial, después de que el periodista afirmara que al menos uno de los detenidos, supuestamente con residencia fija en Alemania, era conocido por los servicios secretos de ese país como extremista y estaba clasificado como "terrorista potencial". La información de esas detenciones, que por entonces no habían sido comunicadas aún por las autoridades españolas, causó gran malestar en el Ministerio del Interior de Alemania. Pero además resulta que este inocente amigo de las caricaturas sabe tanto que fue el encargado de anunciar el próximo ataque de Estados Unidos a Irán. De hecho, la agencia DPA difundió el 23 de diciembre de 2005 un artículo de Udo Ulfkotte en el que éste afirma que, según "fuentes de seguridad occidental", el director de la CIA, Porter Gross, visitó Ankara el 12 de diciembre para solicitar el apoyo de Turquía a un probable ataque aéreo contra las instalaciones nucleares iraníes. Se huele el incendio y yo no digo nada pero aquí alguien ha fumado.

Fotografía de Javier de la Rosa