Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ANÁLISIS DE ESPAÑA

Deberes para el verano

Fotografía

Por Alejandro RequeijoTiempo de lectura3 min
España31-07-2005

Al presidente del Gobierno ya le esta esperando un batallón de policía en Lanzarote para garantizarle una buena estancia durante sus vacaciones de verano. Rajoy se irá a Sanjenjo igual que en su día Aznar se iba a Oropesa. Los últimos fuegos del incendio de Guadalajara se han tenido que apagar en el Senado porque el Congreso esta en obras aprovechando que la actividad parlamentaría también descansa por vacaciones. Llega el mes de agosto y nuestros políticos se van de veraneo. Y se van. Aunque no lo anuncien tanto como muchas de sus propuestas. Aunque planifiquen ruedas de prensa para aparentar movimiento del mismo modo que nosotros dejamos una luz encendida o una persiana abierta cuando dejamos la casa sola. Acaba el curso y es hora de hacer balance. Toca planificar el futuro, analizar los resultados y valorar las cosas que se han hecho bien, así como buscar soluciones para las que no han funcionado. Tanto Zapatero como Rajoy tienen deberes de sobra para no aburrirse este verano. También el presidente de la Generalitat, Pascual Maragall que tendrá que recuperar en septiembre el examen que no ha sido capaz de aprobar en julio. Deberá estudiar bien los derechos históricos de Cataluña así como la financiación para su comunidad. De lo contrario, volverá a chocar con el nuevo frente nacionalista formado por CiU y ERC que no pasan ni media y en lo que a la reforma estatutaria se refiere menos. Y es que el tema de los Estatutos es uno de los puntos que más quebraderos de cabeza ha traído durante el último curso político. El más listo de la clase ha sido Francisco Camps que ya tiene aprobado el suyo para Valencia, pero todavía quedan más aspirantes. Con Ibarretxe siempre al acecho, ahora el nuevo Gobierno de coalición en Galicia también quiere el suyo, pero una cosa es lo que dice Touriño y otra lo que dice su socio nacionalista. Zapatero deberá tomar buena cuenta de todo esto si es verdad que pretende terminar la legislatura con una Constitución reforzada tal y como aseguró hace unos días ante un grupo de jóvenes socialistas. En cualquier caso Galicia presenta muchas más incógnitas que una reforma estatutaria y el buen entendimiento entre el PSdeG y el BNG. Fraga estrena silla en la oposición pero en este terreno no parece que se vaya a perpetuar demasiado. Tanto él como Rajoy deberán decidir qué hacer con un partido tan dividido en el que la alargada trayectoria del de Villalba ha engendrado demasiados posibles sucesores. Pero este no es el único rumbo que deberá enderezar Rajoy. No ha sido un buen año ni para él, ni para su partido. A la perdida del bastión gallego, al PP hay que sumarle la derrota en todas las elecciones importantes en las que se ha presentado. Además, por primera vez en mucho tiempo han aparecido voces internas críticas con la forma de hacer oposición. Aunque el río cada vez es más difícil de controlar y el precipicio cada vez esta más cerca, todavía esta en su mano pasar página y girar el timón hacia un centro hoy día olvidado. De lo contrario al PP solo le quedará esperar un milagro o dejarse llevar y prepararse para la caída. En la agenda de asuntos pendientes de Zapatero también habrá espacio para la política exterior. Parece que el año no se ha cerrado mal después de haber estado en Downing Street presentando la Alianza de Civilizaciones a Tony Blair. Una semana antes visitó el gigante chino, un país que, excepto los últimos 150 años, siempre ha sido la primera potencia económica del mundo y tiene ganas y medios para volver a serlo. Sin embargo aún queda una espinita. Pese a que desde la Moncloa aseguran que ya no hay obstáculos, todo indica a que va a ser difícil alcanzar el objetivo que se había marcado Zapatero de visitar la Casa Blanca después del verano. Sinceramente, no se que le parecerá a Bush eso de la Alianza de Civilizaciones, pero a juzgar por los hechos sería recomendable ir buscando otras alternativas porque ir pa na es tontería. Y si no, que le pregunten a Moratinos.

Fotografía de Alejandro Requeijo

Alejandro Requeijo

Licenciado en Periodismo

Escribo en LaSemana.es desde 2003

Redactor de El Español

Especialista en Seguridad y Terrorismo

He trabajado en Europa Press, EFE y Somos Radio