Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SIN CONCESIONES

"No os fallaré"

Fotografía

Por Pablo A. IglesiasTiempo de lectura3 min
Opinión13-03-2005

Ésta fue la primera promesa de Zapatero tras ganar las elecciones generales de 2004. "No os fallaré", sentenció en la sede del PSOE arropado por cientos de simpatizantes. Pasado un año es momento de hacer balance. Lo mejor de este Gobierno es su talante, disposición al diálogo, apertura de ideas, cercanía a los ciudadanos, preocupación por sectores minoritarios de la sociedad y facilidad para llegar a acuerdos, aunque luego no los cumple. Lo mejor de cuanto ha hecho Zapatero es subir el Salario Mínimo Profesional, aprobar una Ley contra la Violencia de Género, ceder terrenos del Estado para la construcción de viviendas... y poco más. Muchas otras promesas se han quedado sin cumplir. Zapatero ha incurrido en demasiadas contradicciones, incoherencias y errores en apenas once meses en La Moncloa. El primero de todos fue maltratar a Bush. Luego tuvo que retirar las tropas de Iraq antes de lo previsto para no quedar peor. Al final, para arreglarlo, ha tenido que pelotear a toda la Casa Blanca. Moratinos no ha ayudado. Ha hecho el ridículo con sus constantes desatinos. Zapatero supo desde el 11-M que sería presidente. Para ello, contó con la ayuda del Grupo Prisa. Ahora, el Gobierno le devuelve los favores en forma de canal de televisión. El tiempo ha demostrado que el 11-M no hubo terroristas suicidas ni falacias gubernamentales. Acebes no mintió aunque Aznar trató de sacar ventaja política del atentado. Hace un año el PSOE exigía investigación y ahora quiere cerrar la comisión parlamentaria. Menudo fraude. Hace un año también había manifestaciones en las calles que no han vuelto a repetirse. Será que el Gobierno trabaja bien o, quizá, que los convocantes tienen ahora otros intereses. Va a ser lo último. En un año de progresismo se han visto ataques injustificados a Estados Unidos, a la Iglesia y a los jueces. El Gobierno es de Zapatero pero quien manda en la sombra son los lobbys feministas y nacionalistas. La última palabra la tiene en muchos casos un independentista como Carod-Rovira. La unidad de España se difumina con planes Ibarretxe. La sociedad se parte en dos por la crispación política. Zapatero está más preocupado de fotos, sonrisas y reportajes en Vogue que de mejoras sociales. Ni siquiere le importa repetir las votaciones cuando pierde. Pese a todo, el futuro de Zapatero en La Moncloa parece largo. Rajoy es un líder de la oposición sin liderazgo. Son muchos los que ya le cuestionan en el PP y piensan en sucederle. Gallardón quiere y puede. También Esperanza Aguirre. Hasta Rato tendría más opciones que el presidente del PP. Un año después del "no os fallaré", Zapatero ha defraudado a muchos españoles. Se cree más listo que los sabios. Hace un año, convenció a muchos con su sonrisa. Pasado el tiempo, algunos de esos están arrepentidos.

Fotografía de Pablo A. Iglesias

Pablo A. Iglesias

Fundador de LaSemana.es

Doctor en Periodismo

Director de Información y Contenidos en Servimedia

Profesor de Redacción Periodística de la UFV

Colaborador de Cadena Cope en La Tarde con Ángel Expósito