Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ELECCIONES 2003

El PP irá a los comicios de mayo con Piqué al frente de Cataluña

Por La SemanaTiempo de lectura2 min
España20-10-2002

La intensidad del combate electoral en España ha dado lugar a que el fenómeno de la pre campaña se alargue, y comience mucho antes de las fechas oficiales. Los procesos internos de elección de candidatos y preparación de programas se convierten en actos públicos y en verdaderos espacios propagandísticos y publicitarios.

El PP celebra de forma paralela las convenciones sectoriales –en que se elabora el programa electoral- y los congresos regionales –que eligen o refuerzan al candidato y a su equipo-. Este fin de semana ha tenido lugar el Congreso regional de Cataluña, que ha elegido a su nuevo presidente, Josep Piqué, que sustituirá al saliente Alberto Fernández Díaz. Del congreso regional, Piqué ha recibido una misión: lograr para su partido en Cataluña unos resultados similares a los que el PP obtuvo en las elecciones generales de 2000, es decir, un 29 por ciento de los votos de los electores catalanes. Esta cifra superó, con mucho, los resultados de los últimos comicios municipales catalanes –celebrados en 1999- en los que el PP se hizo con sólo el 11 por ciento de los votos, y también los últimos resultados autonómicos –el pasado mes de octubre-, en los que consiguió el 9,5 por ciento. Piqué está convencido de que su partido esta preparado para gobernar Cataluña, y que es, además, el momento ideal para conseguirlo, tras 22 años de gobierno de Pujol. En su primer discurso como presidente del PP catalán afirmó que Cataluña afronta el “final de un ciclo político” en el que los candidatos del resto de los partidos son representantes del “pasado” o de la “prehistoria”. El proyecto que el PP presenta para Cataluña quiere definirse por su talante “reformador” –defenderá la segunda descentralización, la de las Autonomías a favor de los municipios- e “integrador” –al servicio de la pluralidad y de una Cataluña integrada en España-. No obstante, el PP quiere combatir, especialmente, el posible triunfo de Pascual Maragall, candidato del Partido Socialista de Cataluña, por las consecuencias que una victoria del PSC tendrían en las elecciones generales de 2004, fomentando el voto al PSOE. En las convenciones sectoriales, donde se debaten y elaboran los contenidos del programa electoral, el PP ha querido dejar claro que España ha dado un giro a partir de los años 90, surgiendo nuevos problemas que son los que pretende afrontar: la inmigración, las nuevas formas de delincuencia, la necesidad de conciliar vida familiar y laboral, la atención a los mayores por parte de las familias y a los jóvenes con fracaso escolar, o la segunda descentralización. El PP quiere que las familias sean las principales destinatarias de su mensaje electoral. Eugenio Nasarre, coordinador del programa del PP para las elecciones del 26 de mayo, considera que son el eje fundamental del bienestar social, y que necesitan el apoyo del Estado en asuntos como la gratuidad escolar para niños de entre 3 y 6 años y el apoyo sociosanitario para el cuidado de sus mayores.