Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

BIPARTIDISMO

Podemos y Ciudadanos juegan un papel decisivo en el 20-D

Por Selene PisabarroTiempo de lectura2 min
España20-10-2015

Apenas quedan dos meses para las elecciones generales pero los partidos políticos llevan calentando desde hace semanas. Ya ha quedado demostrado en las elecciones autonómicas y municipales que se han celebrado a lo largo de este año y ahora, una vez más, queda patente que Ciudadanos y Podemos juegan un papel estrella en los sondeos y que acompañan como al PP y al PSOE como los más votados.

Dos nuevas formaciones se han sumado al elenco para advertir -a través de la intención de voto en las encuestas- que pueden ser la llave para formar Gobierno. Sin embargo, las tornas han cambiado durante el último año y medio. Si en 2014 el líder de Podemos, Pablo Iglesias, anunciaba su candidatura a la presidencia del Gobierno, en 2015 lo hizo el de Ciudadanos, Albert Rivera. Durante los últimos meses las encuestas han demostrado que han despertado la atención y la esperanza de muchos electores que desean ver cambios desde el próximo 20 de diciembre.

Especialmente, Ciudadanos ha sido un partido que poco a poco ha escalado en votos hasta quedar –según los últimos sondeos- como tercera fuerza política, mientras que Podemos lo haría como cuarta. Cerca de la mitad del voto que podría conseguir la formación naranja viene de los que en 2011 votaron a Mariano Rajoy y ahora alcanzarían alrededor del 16% de apoyo del electorado.

Un duro golpe para el PP, que ve cómo sus resultados se desploman mientras Ciudadanos aumenta, poco a poco, su intención de voto. La última muestra ha sido en las pasadas elecciones de Cataluña el 27 de septiembre: Ciudadanos logró consolidarse como la segunda fuerza política de la comunidad y el partido de la oposición. Sumó 16 diputados más respecto al 2012 y alcanzó un total de 25 escaños.

La aparición en escena de Ciudadanos y de Podemos ha demostrado que el bipartidismo del PP y PSOE durante más de treinta años se puede romper para dar paso a una nueva era política. Según el último sondeo de Metroscopia, los socialistas ganarían las elecciones aunque el papel decisivo lo tendría Ciudadanos para decidir quién presidirá el Ejecutivo, ya que ha ascendido cinco puntos en el último mes. En el caso contrario, Podemos pierde fuelle e importancia a la hora de negociar. En el caso de los barómetros NC Report y Celeste-Tel, dan la victoria al PP aunque de nuevo incide en la importancia de Ciudadanos.

En doce meses, el partido de Iglesias ha pasado de liderar las encuestas –en las que muchos ya le daban como vencedor-, a colocarse en la fila, por detrás del PP, PSOE y Ciudadanos. Si antes era el favorito para ganar, ahora está cada vez más lejos de la tercera fuerza, con alrededor del 10% en intención de voto. Podemos también ha sufrido un varapalo en las elecciones de Cataluña ya que su filial, Catalunya sí que es pot, obtuvo 11 escaños, 7 menos de los 18 esperados.

Además, dentro de las filas de Podemos están preocupados por su líder, ya que ha demostrado el cansancio que supone estar constantemente expuesto al público. Es más, en un programa de televisión, aseguró que no le gustaría estar más de dos legislaturas en el Congreso de los Diputados y que “ojalá ni eso”. También reducirá las apariciones en su programa La Tuerka y se retirará como eurodiputado del Parlamento Europeo para dedicarse a preparar las elecciones.