Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CINE

Brad Pitt y el director Andre Dominik defienden la violencia

Por Miguel de Mesa TorrenteTiempo de lectura1 min
Espectáculos22-05-2012

La famosísima estrella de Hollywood Brad Pitt ha llegado al festival de cine de Cannes y como ya es habitual, todos los focos se han centrado en él. El actor ha presentado su último trabajo Killing them softly película diririda por el cineasta neozelandés Andre Dominik que opta, frente a 21 filmes más, a ganar la Palma de Oro de la ciudad francesa.

La cinta de Dominik cuenta la historia de un ajuste de cuentas en el mundo de la mafia. Un elemento que se repite hasta la saciedad en el argumento es la violencia, que tanto el director como los actores han defendido frente a la prensa. "No sé si se puede rodar la violencia de una forma romántica, pero hay que hacerlo", han sido las palabras de Brad Pitt, quien también ha añadido que para él sería mucho peor hacer un personaje racista. La historia que cuenta el director Andre Dominik está basada en un libro de los años sesenta, pero éste decidió actualizarla y llevarla a la época actual. La crisis económica que está sufriendo el mundo occidental es el eje central del filme. "Sentí que era una historia sobre el capitalismo", asegura el realizador de la película que es el responsable de El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. Además de Pitt, han asistido los actores Ray Liotta, Scout McNairy y Ben Mendelson que actuan en esta conedia negra. Un caramelo muy dulce para una historia que quiere mostrar que, con la actual crisis económica, puede haber delincuencia en cualquier parte del mundo. Los periodistas también han echado en falta a la pareja del famoso actor, Angelina Jolie, pero este ha asegurado que están en muy buen momento. A pesar de estas afirmaciones, Brad Pitt se muestra pesimista en cuanto a la crisis, pues el panorama se muestra cada vez más oscuro. Palabras que, como dice su propio personaje "Estados Unidos no es un país, es un negocio".