Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EL REDCUADRO

Parecidos en la crisis

Fotografía

Por Antonio BurgosTiempo de lectura3 min
Opinión19-09-2011

Si todos dicen que estamos al borde del abismo, pisando la raya de picadores que montan una collera de caballos de los jinetes del Apocalipsis, no hay que ponerse trágicos. Hombre, la que tenemos en todo lo alto, en el mismísimo hoyo de las agujas, no es para tomárselo a cachondeo, estando ahí Grecia. Que digo yo que con la de naciones que hay en Europa para que S. M. la Reina hubiera nacido en cualquiera de ellas, tenemos una soberana griega. Esperemos que nuestra deuda soberana no sea también griega, como la soberana. Porque esa película de que no hay dinero para pagar las pensiones y las nóminas de noviembre ya la han proyectado en este Cine España. Fue lo que se encontró Aznar cuando llegó al poder. Tras ponerse perdido de telerañas al abrir las arcas públicas, le dijo a Arenas: — Javier, a ver a quién se te ocurre pegarle un sablazo para que podamos pagar las pensiones del mes que viene, porque estos tíos no nos han dejado ni un duro. Aquel que nos dejó sin un duro, González, ahora, colocado de Kalikatres sapientísimo de las multinacionales y del capitalismo internacional, nos dice que estamos al borde del abismo. Y yo, viendo la tele y leyendo los periódicos, me digo: — Pues muy al borde del abismo no debemos de estar cuando la Merkel anda todo el día de risitas con César Cadaval el de Los Morancos. Pero resulta que no es César el de Los Morancos el que sale con la Merkel, sino uno que lo suplanta e imita: Durao Barroso. Durao Barroso es igualito, igualito que César Cadaval. Vamos, que cuando llega a una reunión de la Unión Europea sobre la leña, le dicen: — Y tu hermano Jorge, ¿no ha venido? Los parecidos los carga el diablo. Hasta en la indumentaria. Hablando de la Merkel, cada vez que veo a Rosa Aguilar con sus chaquetas de hombre, me pregunto: ¿dónde he visto yo esta chaqueta antes, Dios mío de mi alma? No, en el Vogue no ha sido. Ha sido con alguien dentro. ¡Ya está! ¡Se la he visto a Angela Merkel! Yo creo que, para ahorrar, Angela Merkel le manda a Rosa Aguilar las chaquetas que se le quedan chicas, en plan ropero de caridad y a cuenta del futuro rescate de España, rescate en especie, para ahorrar en masita de vestuario para ministros y ministras. Como el de la vía de agua: ya saben, Manuel Chaves. Ha sentenciado que Bono, cuando ha escuchado a la orquesta del Titanic tocándole al Gobierno, ha dicho que primero los niños, las mujeres y los dueños de hípicas para abandonar el barco. ¿Pero ha sido Chaves o ha sido Antonio Resines? ¿Quién le ha prestado la cara de escudo del Barcelona a quién? ¿Antonio Resines a Chaves o Chaves a Antonio Resines? Estos parecidos de la crisis los carga el diablo para que sonriamos antes de ir de palmatoria total. Cada vez que sale el llamado MAFO, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, con lo suyo del desgobierno del Banco de España, me parece que quien habla es Manuel del Valle, el que fue alcalde de Sevilla y autor de la foto de la tortilla, que rima. Ahora, que nada como lo de uno que sale en dicha foto y que aún está reenganchado de rancho, Alfonso Guerra. Cuando la Jornada Mundial de la Juventud, en el acto pontificio más solemne, vi allí a un señor ataviado de cardenal que era igualito, igualito que Alfonso Guerra. Me dije: ¿Pero qué hace ahí Guerra disfrazado de cardenal, si no cree en Dios? Pero no era Guerra. Era Rouco. Que una de dos: o Rouco se parece cada día más a Guerra o Guerra se parece cada día más a Rouco. Rouco es Guerra sin Mienmano y con capelo.

Fotografía de Antonio Burgos

Antonio Burgos

Columnista del diario ABC

Andaluz, sevillano y del Betis

** Este artículo está publicado en el periódico ABC y posteriormente recogido de AntonioBurgos.com por gentileza del autor