Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información

EUROCOPA 2016

A Suecia le sirve con Ibra

Por Javier TorresTiempo de lectura2 min
Especial Eurocopa 201614-06-2016

Se abrió la veda en el Grupo E con un partido que nos dejó más de lo esperado. Irlanda y Suecia empataban a uno un encuentro donde los irlandeses fueron claramente superiores. Se adelantaron gracias a Hoolahan. A los suecos les bastó de la aparición de Zlatan Ibrahimovic para llevarse un punto que deja a ambas selecciones son agrio sabor de boca sabiendo que sus dos próximos partidos eran contra los cocos del grupo, Italia y Bélgica.

Salieron los de las islas a comerse el partido desde el pitido inicial. La idea central estaba clara, frenar al faro sueco llamado Ibra. Estaba en su ciudad Zlatan, en el estadio donde se han hartado de verle marcar goles, pero esta vez el muro irlandés no le iba a dejar campar a sus anchas. Pronto se hicieron con el partido los de Martin O’Neill y nos regaló una faceta ofensiva que no esperábamos en un principio. Primero calmo al conjunto amarillo y lo dejó sin ideas y aún menos con respuestas. La dependencia de su estrella era total.

Se movían por el campo como si fuera suyo Hoolahan, Walters y Hendrick buscando en todo momento el juego entrelineas y las espaldas de la defensa sueca. Las tuvieron de casi todos los colores y en ninguna consiguieron poner el 1-0. Un remate al larguero de Hendrick y un balón que no llega O’Shea por centímetros en el segundo palo fueron las más claras. Hamren y su equipo necesitaban el descanso como agua de mayo.

No lo agradeció tanto cuando casi sin sentarse la gran mayoría, Holahan ponía por delante a los suyos. Una llegada a los tres minutos. Una volea a bote pronto remataba el del Norwich City a centro de Coleman. Otro golazo que incluir a la lista de esta Eurocopa que casi nos está regalando uno por jornada. Los amarillos espabilaron y adelantaron líneas. O no supieron o no quisieron manejar el partido los de O’Neill cuando lo tenían en sus manos. Suecia empezó a correr y Olsson corría como si fuera todo el equipo por banda izquierda. Suecia creía y Zlatan también. Despertó justo a tiempo el del PSG para quitarse de encima a los casi fijos centrales irlandeses. Metía un balón envenenado dentro del área para que Larsson la empujara fácil, pero Clark se iba a convertir en desafortunado protagonista metiendo gol en su propia portería. Con el 1-1 restaban algo más de 15 minutos en los que a nadie le servía el empate y todos querían más. Se convirtió el partido en un correcalles loco donde 22 corrían y ni uno la metía. Así se llegó al final y ahora ambas selecciones esperan a Bélgica e Italia para intentar no irse antes de tiempos de Francia.