Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información

Eurocopa 2016

Gales aprende a ganar

Por Adrián CastelloteTiempo de lectura2 min
Especial Eurocopa 201611-06-2016

En el histórico estreno de Gales y Eslovaquia el equipo capitaneado por Gareth Bale se llevó la victoria (2-1) en un partido que erigió al extremo del Real Madrid como héroe y a un conjunto británico que no ha venido solo a cumplir como selección menor. Gran partido de las dos debutantes en una fase final de Eurocopa que regaló emoción hasta el último minuto.

Fue el ex del Tottenham quien firmó el 1-0 nada más comenzar el partido con un gol de falta envenenado que terminó tragándose el meta eslovaco. El lanzamiento cogió un efecto extraño y engañó a Matus Kozacik que vio como el balón entraba por el centro de la portería. A partir de ese momento el equipo de Jan Kozak se limitó a controlar el balón, aunque no la situación del partido. Una posesión estéril de los eslovacos que no se traducía en peligro y que dejaba frio a su máxima estrella, Marek Hamsik. Solo un aviso suyo, que de haber acabado en gol sería el más espectacular de la jornada, hizo creer que el jugador empezaría a activarse. Un espejismo con el que acabaría el primer tiempo en Lille.

La segunda parte comenzó con claras muestras de que las cosas iban a cambiar. Algo que quedó evidenciado por las modificaciones que introdujo Kozak. Con 15 minutos de la segunda parte disputados, el seleccionador sacó a Ondrej Duda y éste agradeció la confianza y estableció el 1-1  finalizando una precisa asistencia de Robert Mak tras una memorable jugada individual. Con la entrada de Nemec y especialmente de Duda, Eslovaquia mostró un mayor peligro ofensivo que Galés no sabía contrarrestar. El equipo de Coleman vivía encerrado en su área noqueado todavía por el gol del empate.  Sin embargo, apareció la luz para el equipo británico de botas de Robson-Kanu, que prendió la chispa tras salir del banquillo y daría la ventaja a equipo de rojo. El gunner Aaron Ramsey intentó hacer la guerra por su cuenta en una jugada personal y la cosa terminó en pase para el hombre del Reading, que batió a Kozácik con un remate seco, duro y sencillo para poner el segundo tanto en el luminoso. Con el 2-1, el jarro de agua fría pesaría como una losa en el equipo ruso. Con todo buscaron ir al ataque hasta tal punto de que Gales pudo matar el encuentro en cada uno de los múltiples contragolpes de los que dispusieron. No concluyeron y “el equipo de Gareth” debió sufrir hasta el final.  El equipo aguantó, el árbitro señaló el final y Gales hizo historia consiguiendo su primera victoria en una fase final del gran torneo continental. Eslovaquia tendrá que esperar.