Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información

Eurocopa 2016

El torneo de las mil caras

Por Adrián CastelloteTiempo de lectura4 min
Especial Eurocopa 201607-06-2016

La Eurocopa 2016 llega a Francia y sus más de veinte participantes presentan sus equipos de gala. Las favoritas, las de siempre, buscarán imponer la tiranía bajo la fuerza de unos hombres que van ganando adeptos para convertirse en héroes. Francia, Italia, Inglaterra o Alemania se "relamen" ante un trofeo en posesión de España y que deberá defender ante la complejidad que conlleva saber que no es la de antaño.

La Selección Francesa llega como la firme candidata para llevarse el título que se disputa en su país. No es el carácter anfitrión el que la hace favorita, más bien pocas veces éste ha sido un factor premonitorio de connotación positiva, sino el que la mayoría de sus jugadores, línea por línea, se han ido posicionando a lo largo de la ya pasada temporada como estandartes a nivel mundial. Sin ir más lejos, la suma de sus individualidades en el conjunto es tan grande que se permiten el “lujo”  de no llevar a su gran estrella: Karim Benzema. Con todo y con eso, la gran fortaleza del equipo galo reside de mediocampo hacia arriba. La esperanza de Francia, una apuesta de futuro que deslumbra en la actualidad, viste un atípico número 19 que mezcla clase y elegancia francesa con físico y carácter que arrastra de sus genes guineanos. Un Paul Pogba como abanderado que deberá suscribirse al trabajo de dos pulmones. Uno de ellos, N’Golo Kanté, viene de sostener los cimientos del equipo más singular del último año. Por delante, la miscelánea de tres jugadores que dan un resultado ilusionante. El “efecto” tanque de Giroud escapa ante la rapidez y versatilidad de Griezmann. Ambos, estarán acompañados de un Payet intratable en las jugadas a balón parado. Precisamente esto último actúa de manera negativa en el único punto débil que parece mostrar los hombres de Deschamps. La defensa, venida a menos por las lesiones de hombres importantes, no encuentra solución a la cantidad de goles que encajan, sobre todo, en las jugadas de estrategia. “Les Blues” están encuadrados en un accesible Grupo A que completan Rumanía, Suiza y Albania.

Otra selección incluida en el bloque de las favoritas es Italia. “La Nazionale” parece no poder escapar del deja vu que le persigue en cada cita internacional y se presenta con incertidumbre a esta Eurocopa. Dos empates, ante Rumanía y España, y dos derrotas, ante Bélgica y Alemania, son sus cuatro últimos resultados. Y aunque la selección italiana siempre da guerra la realidad es que los hombres de Conte todavía no han encontrado a su delantero centro de garantías y que es imprescindible para este tipo de torneos tan cortos. Su atacante más en forma, Pellè, es sacrificado en el esfuerzo y crea espacios para sus compañeros, sin embargo su cita con el gol parece ser impuntual en los momentos decisivos. A todo esto hay que añadir la ausencia de dos jugadores significativos; Marchisio y Verratti son baja definitiva y esto, como es lógico, se notará en el juego del conjunto nacional. Además, el combinado está definido en un fuerte Grupo E junto a Bélgica, Irlanda y Suecia, algo que hará sacar lo mejor de los “azzurri” si quieren ejercer de candidata.

El caso de Inglaterra es más esperanzador y es que, tras el monumental fracaso en el Mundial de 2014, el equipo ha ido in crescendo. Wayne Rooney ha delegado el liderazgo en Jamie Vardy. El genial delantero del Leicester encabeza una nueva camada de talento y juventud, que ya supo ganar a la actual campeona del Mundo (3-2) en su último amistoso juntos. Pero un gen perdedor hostigado por fracasos ha dejado a la selección inglesa sin disfrutar las mieles del éxito a lo largo de los últimos 50 años. Hodgson además parece dudar de qué y cómo hacer jugar al 10 de los red devils, quien podría acabar en una banda y ejerciendo de extremo, con Kane en punta y Delle Alli de enganche. Y la realidad, a pocos días de comenzar el torneo, es que los “pross” hicieron una campaña inmaculada en las eliminatorias. Los tapados de la Premier, que se han vuelto protagonistas en la última edición de la competición nacional inglesa, deberán tirar del carro. Todos los focos irán dirigidos a Harry Kane y Jamie Vardy en un Grupo B que lo completa Gales, Eslovaquia y Rusia.

En el último grupo, el D, encuentra emparejada Alemania, quien quizás sea la selección que llega con más papeletas para llevarse el título tras “Les Bleus”, la cual parece haber quitado la “pole” que ostenta el combinado de Löw en todas las competiciones internacionales a las que se presenta. El entrenador alemán continúa experimentando con diferentes sistemas y todavía no aparenta tener claro qué sistema y qué jugadores son los que mejor se adaptan a la idea que quiere representar en el pasto galo. Será relevante el hecho de que se trate de la mejor plantilla, individualmente hablando, del torneo para facilitar el trabajo al técnico. Sin embargo, como bloque, llega a Francia el equipo teutón “menos bueno” de los últimos que se han ido presentado desde 2010. El parche de campeones del mundo les dispara en las apuestas… y Muller, Neur, Ozil, Draxler, Kroos o Götze también.

Nada fácil para una España que llega en un momento de cambio. Y es que repetir título nunca había sido tan complejo.