Mundial de Brasil 2014

GRUPO A
Brasil 7
México 7
Croacia 3
Camerún 0
GRUPO B
Holanda 9
Chile 6
España 3
Australia 0

GRUPO C
Colombia 9
Grecia 4
Costa de Marfil 3
Japón 1

GRUPO D
Costa Rica 7
Uruguay 6
Italia 3
Inglaterra 0

GRUPO E
Francia 7
Suiza 6
Ecuador 4
Honduras 0

GRUPO F
Argentina 9
Nigeria 4
Bosnia 3
Irán 1

GRUPO G
Alemania 7
Estados Unidos 4
Portugal 4
Ghana 1

GRUPO H
Bélgica 9
Argelia 4
Rusia 2
Corea del Sur 1


Brasil arde bajo el tanque alemán

09-07-2014
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar 1594

Tras la muerte del genio Di Stéfano, la figura que recondujo al fútbol por el carril de la gloria y la universalidad por el que transita ahora, el fútbol volvía a pedir paso. Gracias a ‘La Saeta’ millones de almas estaban pendientes del partido de hoy, de la batalla entre el país de la cuna del fútbol contra la máquina alemana. Gracias al papel de Don Alfredo todo el planeta vio la humillación de Alemania a Brasil. Un 7-1 que quedará para siempre en los anales de la historia del fútbol. Pese a que el negro luto impregnaba cualquier olor a fútbol, esto es el deporte rey y el espectáculo debía continuar, y vaya si continuó. Lo ojos del planeta fútbol dejaron de enfocar Madrid para centrarse en el Estadio Mineirao, donde seguramente también Don Alfredo estaba expectante viendo a su ‘vieja’ rodando por el pasto.


El partido se presentaba plagado de antagonismos. La defensora del tiqui-taca era hoy Alemania, mientras la abanderada del fútbol de estrategia y el poderío físico hablaba brasileño. La ausencia de Neymar daba el testigo a Bernard, que salió en el once dejando claras las intenciones de Scolari: mantener al equipo compacto para realizar una presión continua contra la posesión alemana. En el frente alemán figuraba el tanque Klose, con el cañón dispuesto para matar brasileños. El partido comenzó con el empuje de millones de gargantas, ajenos a la pesadilla que les aguardaba en apenas unos minutos. Retumbaba Brasil empujando a sus hombres, pero más retumbaron los cañonazos de los tanques alemanes, que humillaron al rey del fútbol en su palacio, en su propia puerta, ante sus seguidores. Alemania humilló a Brasil como nunca antes se había visto, clavando una estaca que quedará para siempre en la memoria del fútbol brasileño.

La Mannschaft jugó con personalidad, fiel a su idea, con infinita calma. Son muchos los años que llevan defendiendo su concepción de fútbol y la ejecutan con la perfección de la máquina perfecta. Cuando el culto al fútbol de toque parecía sepultado definitivamente tras el naufragio de España, un nuevo espadachín se ha unido en la lucha por el fútbol de salón. Alemania, que había aguardado como escudera de España durante los últimos años, siempre a la sombra del dominio de “La Roja”, es ahora el equipo que maravilla al mundo.

Tardó 11 minutos en llegar el primer obús alemán. Müller cayó la alegría de la ‘torcida’, en un córner, como la vieja Alemania, conquistando la primera base rumbo a la final en Maracaná. Pensábamos que Brasil despertaría pero sacó Alemania la metralleta y masacró a Brasil a base de goles y juego. Goles de Khedira, Müller y Klose y un doblete Kroos. El orden da igual, lo importante es el número de goles. Cinco. Sí, léanlo bien, cinco, por si todavía no se lo creen. Un 5-0 en el mejor primer tiempo de la historia del fútbol alemán.

El segundo tiempo despertó el poco orgullo que le quedaba a Brasil. Empezaron a rondar la portería de Neuer, que demostró que a día de hoy nadie puede igualarle bajo los palos. Poco duró la escaramuza brasileña. Hoy era el día de los alemanes, que ampliaron la renta con el sexto gol y el séptimo, una enorme obra de arte, ambos en las botas de Schürrle. Los niños lloraban en la grada, mientras los padres intentaban inútilmente recomponer su destrozado corazón. Su Mundial terminaba para ellos, desahuciados de la manera más cruel posible. Oscar marcó el gol más triste de la historia de Brasil, pero ya era tarde, el nuevo ‘Maracanazo’ pasará a llamarse ‘Belo Horizontazo’.

Don Alfredo sonreía desde el cielo. Su marcha deja al fútbol huérfanos de una de sus mayores figuras, la más trascendente de ellas, pero este deporte nunca morirá. Su esencia perdurará por los siglos de los siglos porque once futbolistas jugando al nivel que mostró ayer Alemania, componen la melodía más bonita que puede disfrutar el planeta. Hasta siempre ‘viejo’, te dejamos jugando al balompié en el cielo mientras nosotros disfrutamos de la magia del fútbol en la Tierra.

Goles:

0-1 Müller (11')
0-2 Klose (23')
0-3 Kroos (24')
0-4 Kroos (26')
0-5 Khedira (29')
0-6 Schürrle (69')
0-7 Schürrle (79')
1-7 Oscar (90')

Mundial de Brasil 2014
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2019 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad