Mundial de Brasil 2014

GRUPO A
Brasil 7
México 7
Croacia 3
Camerún 0
GRUPO B
Holanda 9
Chile 6
España 3
Australia 0

GRUPO C
Colombia 9
Grecia 4
Costa de Marfil 3
Japón 1

GRUPO D
Costa Rica 7
Uruguay 6
Italia 3
Inglaterra 0

GRUPO E
Francia 7
Suiza 6
Ecuador 4
Honduras 0

GRUPO F
Argentina 9
Nigeria 4
Bosnia 3
Irán 1

GRUPO G
Alemania 7
Estados Unidos 4
Portugal 4
Ghana 1

GRUPO H
Bélgica 9
Argelia 4
Rusia 2
Corea del Sur 1


Ochoa y México frenan a Brasil

18-06-2014
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar 977

El portero de la selección mexicana realizó uno de esos encuentros que jamás olvidará, consiguió detener a la delantera canarinha con intervenciones muy meritorias. México también jugó y quizás más que los anfitriones, comandados por Giovanni do Santos, los centroamericanos pusieron en apuros al portero Julio César. Al final reparto de puntos y empate en el liderazgo del grupo. En Brasil siguen echando de menos el fútbol lustroso de otros tiempos, aquel que llamaban ‘jogo bonito’.


Si alguien podía pensar que México se iba a amilanar estaba tan equivocado como acabó demostrando el marcador final. Bien es cierto que Brasil gozó de varias ocasiones pero más cierto es que –perdonen el vulgarismo- Brasil no juega un pimiento. Parece que Brasil es Neymar, el único futbolista con valor para olvidarse de Scolari y practicar el fútbol que atrae y enamora a las masas. O eso o que es el único que goza de libertad. Nunca lo sabremos, pero sí sabemos una cosa, el pelotazo y el buscar constantemente oportunidades a balón parado no es la seña de identidad de esta selección. Así nos lo enseñaron de pequeños, ese no es el fútbol, ese no es el ‘jogo bonito’. Pero mucho ojo, Brasil es Brasil y, además de anfitriona, es una selección repleta de futbolistas que se codean entre los mejores del planeta. Entre esos futbolistas nadie había oído habar de Ochoa, es el portero de México, un jugador que hasta hoy pasaba desapercibido en las crónicas de todos los medios. Pues ya no. La primera parte transcurría con una selección mexicana que intentaba jugar al fútbol y que marcó su territorio nada más empezar con dos entradas fuertes. La canarinha por su parte jugaba a empujones, es decir, balón largo y a buscarlo en campo rival. Entonces en una de esas jugadas Alves ponía un centro que llegaba a la cabeza de un Neymar que ayudado por un gran salto convertía a Ochoa en el protagonistas de la noche. Paradón.

México lo intentaba desde fuera, sus ocasiones se reducían únicamente a disparos lejanos, pero todos ponían el nerviosismo en la grada seguido de un posterior trago de saliva. Brasil seguía enroscada en su fútbol contra Ochoa. Lo intentaban a balón parado sobre todo, pero el guardameta no estaba por la labor de colaborar. Neymar se empeñaba y seguía tirando de su selección, muchos se preguntaban si era el mismo jugador que viste la camiseta del Barcelona, otros directamente no se lo creían. Pero lo que seguro que sí era, es el 10 de la selección que vestía de amarillo, se le ve repleto de confianza y de poder, se sabe dueño y señor del fútbol ofensivo de su selección. México se iba animando y se echó arriba, suyo fue el ecuador de la segunda mitad igual que las ocasiones. Seguía en su línea de tiros lejanos pero todos con un peligro que hacía preocupar. Pero el partido era de Ochoa y entre buena colocación, suerte y que cuando es tu día, es tu día; salvaba a su equipo de un remate a bocajarro tras una falta lateral que parecía imposible. Era su día y en eso se quedó, en el día de Ochoa. Bueno también fue le día en que México le sacó un punto a la anfitriona y dejaba todo por decidir para la última jornada, pero no privemos de su momento al mexicano. Mientras tanto Brasil se inunda de carteles por todas y cada una de sus calles: se ofrece recompensa a quien encuentre o dé alguna pista fiable del paradero del ‘jogo bonito’ brasileño.

Mundial de Brasil 2014
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2019 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad