Encarrilados

11-05-2014
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Todavía con el caperuzo de nazareno, acompañado por sol castellano, me topé en la A-3 con Us Rails.

Manolo Fernández (Toma Uno. Radio 3. http://blog.rtve.es/tomauno/autor.html) tenía unas ganas locas de deshacerse del micro aquella mañana. Le quemaba. Estaba disfrutando de la propuesta folkera que había en su estudio y los que estábamos al volante, imaginando (algunos afortunados rememorando) la interminable ruta 66, queríamos más de aquel jarabe.

Sabía a The Eagles. No, no. Más bien a Black Crowes. Tiene algún toque del primer Wilco. Espera, creo esto es más The Flying Burrito Brothers. Para nada.
Es algo más. Algo más parecido a un codo al aire, a un sereno tamborileo en el volante, un paseo con un gran amigo. Un beso de verano, para ser exactos.

God, don´t take me now, don´t take me now, don´t take me now. If I had just one more day, I promise I won´t waste it, I promise I won´t waste it

Estos chicos han repelado bien el mundo musical para conseguir ganarse la vida cada uno de ellos en una parte distinta del globo. Dos en Philadelphia, otro en Texas, Alemania y Francia. ¿Cómo lo hacen? Internet para ensayar, internet para sonar, internet para triunfar. Una grata y fructífera experiencial musical a bordo de 4 Way Street, su anterior aventura musical, es la argamasa que permite que estos chicos rueden como si no hubiera mañana. No hay fallos porque no hay arcos de iglesia en US Rails. Se resumen en un puñado de acordes, una Gran Voz (grupo coral con participación activa de sus cinco integrantes) y en un entusiasmo palpable que pone todas las cabezas a asentir constantemente con cada una de las propuestas que salen del escenario.

¿El concierto? Una sala angosta de Madrid repleta de amigos, rubia en mano y pies danzarines que agradecen el colegueo norteamericano. Se intercambian sonrisas. Llevan mucho tiempo transmitiendo a su público las mismas sensaciones por medio mundo y son plenamente conscientes de la liga en la que juegan.

¿En el concierto? Mucho duro de oído, con callo en tímpano de tantos decibelios sureños acumulados. Mucha frente despejada, donde se podía ver reflejada los éxitos de muchas noches acertadas.

¿Tras el concierto? Se bajan rápido del escenario, toman algo y en seguida a repartir camisetas y a posar para Facebook, estrechando cada mano que hubiese en el local y devolviendo cada palmada a las sudadas espaldas repletas de cuadros.

Ya hace unos días que se despidieron de Europa y ahora cada uno vuelve a su particular vida musical. Durante el concierto pararon en cada una de las estaciones de Southern Canon, su último trabajo y encendieron a su público que ya pide en redes sociales que se encierren de vuelta en el estudio y que vuelvan cuanto antes con buenas nuevas sureñas.

Queda por tanto pendiente una visita obligada a su myspace (https://myspace.com/usrails/music/songs) para no perder el tren la próxima vez que paren su locomotora musical por nuestro país.

¡Nos leemos!

Ricardo Morales

Graduado en Periodismo

Trapecista sonámbulo, narrador omnisciente de novelas negras, aventurero en chanclas, moderador de debates en los arrabales… Periodista con corbata y guante de esparto

Redactor de Cultura de LaSemana.es



MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Encarrilados 11-05-2014
  • Rick y el ángulo sangrante 30-04-2014
  • Dulce Introducción al Caos 26-04-2014
  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2017 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad