Rick y el ángulo sangrante

30-04-2014
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Me ha gustado bastante, Buen capítulo, Aburrido, Estafa, este capítulo es una estafa.

Así se cuecen las opiniones que ha dejado el último capítulo de la cuarta temporada de The Walking Dead en el puchero online.

Serie acostumbrada a codearse entre las grandes, en cuanto a valoración numérica se refiere, mantiene viva la tensión e incomodidad de adeptos, desilusionados y curiosos por sus continuos bandazos.

Las audiencias siguen creciendo tanto en EEUU, 13 millones de espectadores de promedio, como en las web de visionado online en España, aunque su futuro en la televisión se presenta igual que la trama de la serie: incierto y cargado de vaivenes. The Walking Dead queda relegada a la segunda línea de parrilla de la oferta en abierto y Neox se ocupará del visionado de la segunda parte de la cuarta temporada. ¿Movimiento de Atresmedia para seguir dando protagonismo a sus pequeñas creaturas o confirmación irrevocable de un proyecto venido a menos?

En cualquier caso, lo que nos ocupa en esta catacumba online es tratar de llegar al fondo de la conclusión generalizada que extraen seriéfilos y críticos: Algo hay… Algo se intuye… Pero no me acaba de convencer del todo. A mí parecer, el que con más atino ha recogido la particularidad del gran proyecto de AMC ha sido Alberto Nahum, de Diamantes en Serie:
The Walking Dead se está convirtiendo en un Tourmalet: pedaleas sin vislumbrar el final, coges resuello, lo pierdes, te mareas, desistes, haces la goma, te vuelves a venir arriba pensando que sí alcanzarás cima…

Pero no… Sísifo vuelve a rodar cuesta abajo. AMC vuelve a tropezar liándonos a todos entre mordiscos, sangre y ángulos pedregosos donde Rick pide una ración más de violencia y desesperanza… ¡Y así llevamos cuatro temporadas!

Ahora bien, he aquí el fabuloso misterio, la gran culturareza, de esta serie. No puedo dejar de verla. No podemos dejar de verla. Sigo resistiéndome a tirar la toalla a la espera de algo, ese algo que tan bien ha sabido manejar In the flesh (recomendación expresa de @j_rubiol) o Black Mirror y que sigue siéndome vetado en The Walking Dead. Sobrevivo al tedio de túneles y diálogos insulsos gracias a cinco momentos de grandeza desperdigados por cuatro largas y confusas temporadas.

(Algo de spoiler)

¿Y por qué veré con vivo y preocupante entusiasmo la próxima temporada? Porque uno de esos destellos de buena serie reside precisamente en el decimosexto capítulo, A, de la última temporada.

- Rick. Vuelve a poner distancia con el hombre que intentó llegar a recordar en la cárcel gracias a la compañía del entrañable Hershel: probablemente el personaje con más contenido (Biblia siempre en mano) y único capaz de llevar a un nivel superior el dilema moral propio de cualquier distopía.
- Terminus. Tiene buena pinta lo que nos vamos a encontrar. Ya nos dejaron algunas perlitas, calaveras y cirios desperdigados por el suelo, en los últimos compases de “A”. Nuevos personajes, nuevos enfrentamientos y el hijo pródigo (Carol) lista para ponerse al día y buscar el perdón del denostado sheriff. Quizás mejorable las cuatro frases de Rick al final del capítulo.

No nos queda otra que poner nuestras esperanzas en que el jaleo ejecutivo en el que se ha visto inmersa The Walking Dead desde su nacimiento pueda serenarse, reflejando ese buen hacer y esas ganas de mostrar que hay algo más que maquillajes espectaculares. Scott Gimple, tienes tarea por delante.

Lo que está claro es que no se abandonará la polémica en ningún caso. Sangre o profundidad. Reo de la serie de los caminantes desde que vio la luz allá en 2010.

El buscar el punto conciliador entre vísceras y contenido encrudecerá el viejo debate y entre los que exigen más y más sangre y los que piden, por favor, algo más de contenido.

En nuestro próximo artículo nos pondremos la camisa de cuadros, quizás algo de barba y estaremos listos para hablar del paso de US Rails por España.

¡Nos trasteamos!

Ricardo Morales

Graduado en Periodismo

Trapecista sonámbulo, narrador omnisciente de novelas negras, aventurero en chanclas, moderador de debates en los arrabales… Periodista con corbata y guante de esparto

Redactor de Cultura de LaSemana.es



MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Encarrilados 11-05-2014
  • Rick y el ángulo sangrante 30-04-2014
  • Dulce Introducción al Caos 26-04-2014
  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2019 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad