Una tormenta en un bol

06-07-2013
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Decíamos hace poco que la Bolsa parecía congelada. En esto vino la crisis económica de Portugal y estalló una tormenta en los mercados… ¿una tormenta en un vaso de agua? Está bien, concedamos unas dimensiones mayores al asunto: fue una tormenta en un bol. Como se ha podido comprobar, entre idas y venidas el Ibex sigue más o menos donde lleva estando una larga temporada, larguísima temporada: el índice bursátil de referencia en España concluyó en 7.868,4 puntos, el mismo viernes se asomó a los 8.000 puntos y los perdió enseguida. No faltará quien apunte que está construyendo el suelo para un gran rebote, de eso mismo se hablaba hace dos veranos y es oportuno recordar que el punto de partida de hace exactamente dos años era 10.500 puntos…

Que la tormenta haya tenido lugar en un bol, no significa que no se pueda convertir en un huracán. Portugal tiene problemas muy serios y habrá que estar muy atentos a cómo evoluciona la crisis política. La agencia Standard & Poor’s ha decidido cambiar a estable a negativa la perspectiva sobre el rating soberano de Portugal (que ya está en BB, es decir, por debajo de la categoría conocida como Grado de Inversión y donde supuestamente la solvencia está asegurada), a la luz de los acontecimientos. Standard & Poor’s, que pronostica que 2013 será el tercer año consecutivo de recesión en Portugal, teme que la situación haga “descarrilar” la próxima emisión de deuda lusa y cree que “está en peligro” la posibilidad de que Portugal pueda abandonar en 2014 la sombra cenicienta de la Troika (el programa de apoyo del FMI, el BCE y la UE), tal y como estaba planeado inicialmente.
El esquema de vencimientos de deuda de Portugal se presenta ciertamente complicado para los próximos cuatro años: 10.800 millones este año; 26.970 en 2014; 15.600 millones en 2015 y más de 10.200 en 2016. Durante los próximos 10 años, los desembolsos que Portugal debe afrontar ante sus acreedores que rebasan los 188.000 millones de euros, una cifra que equivale a más del 110% el PIB de Portugal, lo que da una idea de los sacrificios que le quedan por delante a nuestros vecinos.
Si podemos decir que se ha producido un hecho interesante durante esta semana, que es el cambio estratégico de discurso en el BCE. El presidente de la autoridad monetaria europea, Mario Draghi, aseguró el jueves que los tipos de interés permanecerán excepcionalmente bajos “durante un periodo considerable de tiempo”. Hasta ahora, el BCE se caracteriza por su férreo “no-precomprometerse”, es decir, no comprometerse a nada con anticipación, al contrario de lo que hace la Reserva Federal de Estados Unidos. Draghi no quiso concretar demasiado qué significa ese “periodo considerable de tiempo”, pero aseguró que probablemente serán más de 12 meses, lo que supone trazar por primera vez en la breve historia de la entidad un escenario más o menos previsible de lo que ocurrirá durante el próximo año. La decisión de este cambio estratégico de comunicación seguramente estaba tomada de antemano; pero si había alguna duda, la crisis de Portugal la ha aparcado definitivamente.

Fernando Martínez Badás

Licenciado en Periodismo

Máster en Periodismo de El País

Postgrado en Información Económica

Desde 2001, atento a lo que se cuece en los Mercados Financieros



MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Camino de espinas para Rajoy 06-11-2013
  • 'Patria Ibex' 28-10-2013
  • 1-A, El Día D para Rajoy 31-07-2013
  • Bárcenas y la Bolsa (II) 15-07-2013
  • Una tormenta en un bol 06-07-2013
  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2019 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad