El arte absolverá

14-12-2012
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Pongo en situación: concierto de un grupo de Barcelona en Madrid, un cuarteto que canta en catalán y que se atreve con el público de la capital. Con la que está cayendo, me dijo alguien, hay que echarle valor. Pero la verdad es que no.
La música tiene la capacidad de reconciliar al ser humano, pienso mientras les veo hacerse lentamente con el público. He oído en la puerta a varias personas hablando en catalán y me topo dentro con algún que otro conocido de mis años madrileños y con un grupo de italianos en la barra. Juegan en un campo algo heterogéneo, se podría decir.
Sin embargo, sobre las tablas veo a toda una banda de catalanes desenvolverse con naturalidad y sé que nadie está pensando en Wert y Artur Mas. No es que se hayan olvidado de ellos o de los demás corifeos políticos y mediáticos, es que lo que digan les importa, perdón, una mierda.

España tiene una gran virtud: cuenta con más buenos artistas que mediocres políticos y hooligans de tertulias televisivas o foros en la Red. En cierto modo, ellos y su público son los que mejor desacreditan a los que se empeñan en ver más las diferencias que los puntos de sutura.
Lo he visto en las muchas y distintas entrevistas que he podido mantener con músicos de todo tipo de géneros. Los que están tocando esta noche y han hecho que el patio de butacas se ponga en pie me lo dejaron muy claro en la conversación que tuve con ellos: “al final todos somos vecinos”.
Mientras hablábamos en aquella ocasión se les iban colando muletillas catalanas y barbarismos en el discurso, igual que esta noche en Madrid, pero todos parecen entenderlos sin necesidad de misiones de españolización. Al final, se trata de comunicar algo, no de hacer de la lengua trinchera.
“El problema es que en Cataluña sabemos poco de lo que se hace en Galicia culturalmente hablando, igual que en Andalucía poco saben de lo que hacen en País Vasco”, me decían, augurando, en cierto modo, que poco a poco conseguiremos que la cultura fluya de un lado a otro libremente y por canales distintos a los emponzoñados.

Y entonces, tras escucharles en aquella ocasión y verles esta noche actuar, me reafirmo en el poder reconciliador de la música y llego a una conclusión: Necesitamos mucha menos política y mucho más arte.

Miguel Martorell

Colaborador de LaSemana.es desde 2003

Jefe de Sección en Europa Press

Autor del poemario Autócratas y de Memorias de un cualquiera

Twitter: @M_Martorell


MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Francisco y el lobby homosexual 12-06-2013
  • No hay respeto 20-03-2013
  • Da igual 20-02-2013
  • Cómplices en Calabria 06-02-2013
  • El arte absolverá 14-12-2012
  • Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2017 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad