Lo que dice Günter

05-04-2012
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Presupongo que Günter sabía dónde se estaba metiendo, aunque la alevosía no hace más que añadirle valor a sus palabras.

Sabiendo en qué podía acabar la jugada, deduzco que el Premio Nobel de Literatura pretendía exactamente lo que ha conseguido con su último poema, en el que, a grandes rasgos, viene a cuestionar la política que desde hace años Israel mantiene hacia Irán. Pretendía, creo, divulgar lo máximo posible su mensaje.

Un mensaje valiente, decía, porque viene a romper esa ley del silencio que en Alemania se ha impuesto en torno a todo lo que tiene que ver con el Estado hebreo y porque muestra una de las caras menos reconocidas del poliedro que es Oriente Próximo: el papel clave de Israel, su retórica y su política, para con el resto de países de la región.

Günter Grass parte de un hecho concreto reciente, la cesión de un submarino nuclear al Tzahal por parte de Alemania, para alertar del inimaginable peligro que supondría una ofensiva israelí sobre Irán.

Luego uno puede sacar sus palabras de contexto, tacharle de antisemita, acusarle de oponerse a la existencia de un Estado judío o recordar su pasado en las SS nacionalsocialistas -como se ha hecho desde la derecha occidental y las instituciones israelíes- pero desde luego el ataque o la ofensa no estaban entre sus intenciones.

Con toda la cautela del mundo, el anciano Günter se siente obligado a poner negro sobre blanco el peligro que corre Oriente Próximo, con el ánimo de que no se repitan esos errores del pasado que el se ha dedicado a diseccionar en su obra. Y lo hace aún a sabiendas de que sus detractores, que son muchos, emplearán cualquier argumento, cualquier verso sacado de su estrofa, para buscar la estocada.

Eso es, precisamente, lo que resulta más admirable del acto de Günter, no solo la verdad que pone sobre la mesa, sino el coste personal al que está dispuesto a someterse a cambio de divulgarla. 

Es, como bien dice, lo que hay que hacer; es, como ha demostrado, lo que hay que decir.

Lee el poema de Günter Grass aquí

Miguel Martorell

Colaborador de LaSemana.es desde 2003

Jefe de Sección en Europa Press

Autor del poemario Autócratas y de Memorias de un cualquiera

Twitter: @M_Martorell


MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Francisco y el lobby homosexual 12-06-2013
  • No hay respeto 20-03-2013
  • Da igual 20-02-2013
  • Cómplices en Calabria 06-02-2013
  • El arte absolverá 14-12-2012
  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2017 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad