Acuérdate de la familia

14-01-2011
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Resulta que el presidente de cierta constructora tiene un amiguete muy cercano al ministro y, claro, las adjudicaciones que ha conseguido en los últimos tiempos se han multiplicado por cuatro.

Sentencian que varios cargos electos de una ciudad que podría ser cualquiera utilizaron su influencia para aprobar un plan urbanístico que hizo que alguien ganara mucho dinero. Ellos juran, evidentemente, que no vieron un duro de todo aquello.

Investigan a cierto departamento de Medio Ambiente por una concesión para la gestión de residuos por si alguien -de la legislatura anterior, por supuesto- decidió que para qué un concurso si lo hacía mejor su primo.

En algunos lugares, las elecciones les pasarán factura. Luego llegarán los de enfrente -los que ahora gritan y montan el número- y harán exactamente lo mismo.

En otros lugares, los ciudadanos, que al final, a veces, también son personas, le han cogido cariño a los mangantes de siempre y deciden que mejor que se queden unos añitos más.

Hay quien opinará de esta reflexión que no hay esperanza, que todos los políticos tienen las manos igual de sucias. En realidad, deberíamos alegrarnos por ellos, por lo bien que cuidan a sus amigos. Porque si no, a ver qué nos queda.

Miguel Martorell

Colaborador de LaSemana.es desde 2003

Jefe de Sección en Europa Press

Autor del poemario Autócratas y de Memorias de un cualquiera

Twitter: @M_Martorell


MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Francisco y el lobby homosexual 12-06-2013
  • No hay respeto 20-03-2013
  • Da igual 20-02-2013
  • Cómplices en Calabria 06-02-2013
  • El arte absolverá 14-12-2012
  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2017 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad