¿Tasa Google? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?

29-05-2014
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Todo periodista es un creador intelectual y quiere que su trabajo sea reconocido y compensado igual que se paga al abogado por un juicio o al médico por una operación. Antes un periodista trabajaba para una cabecera, cobraba por ello, el diario se vendía, el ciudadano pagaba por esa información y como no había Internet, nadie la cortaba, la pegaba, la colocaba, la mandaba, la twitteaba, la facebookeaba o la meneaba en ningún otro lado y, sobre todo, no era habitual recibirla gratis.

Ese panorama es ahora distinto y entran en juego medios de comunicación digitales, contenidos gratuitos, redes sociales que redistribuyen este contenido y páginas como Menéame que se alzan como “un foro romano” y un lugar de “debate y de conversación” en el que se cuelgan, votan, redirigen a su origen y comentan las noticias que el lector considera relevantes, a la vez que perciben ingresos por publicidad por mostrar contenidos realizados por otros para otros medios.

En este contexto, se propone la Ley de Propiedad Intelectual a través de la cual se pretende imponer la llamada tasa Google, cuestionada ahora por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que obliga a los agregadores como Menéame o Google News a pagar a los editores por publicar fragmentos de esas noticias. Los editores están contentos con esa decisión; y como era de esperar, los agregadores de noticias, en contra. Lo curioso es: ¿dónde están los periodistas en esta ley? De primeras, en ningún lado. Y como dice Teresa P. Alfageme, directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid, “sin periodistas no hay contenido” y por tanto “no hay medios, ni agregadores ni nada”.

Tras el #ForoAPM en el que se debatió sobre este tema fue complicado aunar posturas:

- Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid: “Hay que reconocer a los periodistas como autores de los contenidos”

-Dardo Gómez, representante del Foro de Organizaciones de Periodistas: “El derecho de autor de un periodista es un derecho salarial”

-Nemesio Rodríguez, vicesecretario de la APM: “Los editores necesitan replantearse la situación porque han cambiado los medios; las obras son reutilizadas y vendidas como nunca se había hecho”

-Carlos Astiz, secretario general de la Asociación Española de Publicaciones Periódicas (AEEPP): “Esta ley quiere recuperar una nueva SGAE y acentuar el control del Gobierno”

-Benjamí Villoslada, socio fundador de Meneame.net: “El canon limita el derecho fundamental a la libertad de expresión; somos aliados de los autores porque enlazamos directamente a su fuente”.

-Javier Díaz de Olarte, director del gabinete jurídico de CEDRO: “La tasa Google es una forma legítima de aplicar las normas básicas de la Ley de Propiedad Intelectual”

-José Gabriel González-Arias, director general de AEDE: “La Ley no es un favor a AEDE sino a los medios. Pensábamos que nos lo iban a agradecer y nos lo echan en cara. Los agregadores se lucran por algo sin pagar al autor y se erigen como supraeditores con criterios desconocidos”

-Carlos Hernández Sanjuan, asesor jurídico de la APM: “Desde el punto de vista de los periodistas, esta reforma no sirve para nada, sólo beneficia a editores y sociedades de gestión. Enhorabuena a los premiados: AEDE y CEDRO”

Es difícil ponerse de acuerdo. Todo periodista que escribe en un medio quiere que se reconozca su trabajo. Y el cantante y el escritor de libros y el actor de películas… dirá lo mismo. Y, sin embargo, ¿quién no piratea en España? Preferimos lo gratis a lo de pago. Prácticamente todos. Y este compartir –y muchas veces regalar- nuestro trabajo, nos puede hasta beneficiar (y con esto no quiero decir que sea lo óptimo), pero todos queremos más lectores, más seguidores, más difusión, etc.

Los medios que tienen a una gran cabecera detrás no necesitan a Google News o a Menéame porque los lectores se dirigen directamente a sus contenidos; los que sólo son digitales pero son medios de reconocido prestigio tampoco le deben mucho a los agregadores; sin embargo, a los pequeños periódicos, que luchan por sobrevivir en una red sobresaturada de información, al igual que a los blogs, les beneficia esa difusión que hacen las redes sociales y los agregadores de contenidos para darse a conocer y crear marca (tanto el medio como el periodista).

¿Eso quiere decir que hay que darles la información gratis y que pueden lucrarse con el trabajo del periodista sin que éste cobre por ello? Por supuesto que no, pero creo que el debate va mucho más allá de si hay tasa o no hay tasa, de quién cobra, cuánto y por qué. Lo que los periodistas, editores, agregadores, legisladores, políticos, etc. tienen que plantearse es que hay que redefinir completamente el modelo de negocio, hay que estudiar cómo se debe remunerar al periodista por su trabajo y por sus derechos de autor para que haya contenido de calidad y no se convierta todo en un corta-pega, analizar cómo aunar a los agregadores, editores y creadores para que se beneficien entre sí y sobre todo para que gane el ciudadano, el motivo por el cual el periodista trabaja. Sonará utópico, costará esfuerzo y tardaremos tiempo, pero esta lucha no es de unos contra otros, es de todos con todos.

MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Exclusiva sí o sí 22-07-2015
  • Dialogando sobre periodismo 21-03-2015
  • Corresponsales de Paz 27-09-2014
  • Mariló Montero y su Q.E.P.D. 22-09-2014
  • ¿Tasa Google? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué? 29-05-2014
  • Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2019 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad