Carme, indignada

30-05-2011
Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

Con la que está cayendo y en el PSOE jugando a los indignados.
La ministra de Defensa bien podría haber acabado la rueda de prensa en la que anunció que no se presentaría como candidata a las primarias del partido marchándose a acampar junto a los del movimiento 15-M.
Sin embargo, es solo un papel que le ha tocado jugar. Salir como damnificada por la maquinaria caciquil de un partido, guiñarle el ojo a los indignados de las plazas con su discurso de regeneración de la socialdemocracia y hacerse a un lado es, en parte, fachada y, en parte, toda una ocasión para Carme Chacón.

Tras la debacle de las últimas elecciones autonómicas y municipales, los socialistas han decidido salvar el barco. Para ello, lo mejor con lo que cuentan en este momento es con Alfredo Pérez Rubalcaba: político de la vieja guardia, uno de los ministros mejor valorados y parlamentario de sobra experimentado.
Un candidato, al fin y al cabo, que genera la misma simpatía en la izquierda que desafección en la derecha. Alguien que calentará el partido durante los próximos diez meses como nadie y que puede evitar que las elecciones generales sean un descalabro monumental para el Partido Socialista.
No hay que olvidar, no obstante, -y seguro que él lo tiene muy en cuenta- que a Rubalcaba le ha tocado ejercer de kamikaze. A día de hoy, el PSOE tiene perdidos los próximos comicios y la carrera electoral puede consumir a su candidato hasta el punto de acabar con su trayectoria pública.

En este cálculo, entra en juego la figura de la ministra de Defensa: ahora cuenta con mucho más tiempo para ir preparando su candidatura; no sufrirá el desgaste que supondría perder unas primarias -y el intercambio de opiniones en los medios de socialistas afines y contrarios-; y, a largo plazo, puede recuperar a los votantes descontentos con los últimos años de gobierno de Zapatero.

Por eso, no me creo que Carme Chacón estuviera afectada cuando anunció que no entraría en el proceso de primarias.
Considero más bien que se hizo a un lado encantada.

Miguel Martorell

Colaborador de LaSemana.es desde 2003

Jefe de Sección en Europa Press

Autor del poemario Autócratas y de Memorias de un cualquiera

Twitter: @M_Martorell


MIS ÚLTIMOS POSTS:
  • Francisco y el lobby homosexual 12-06-2013
  • No hay respeto 20-03-2013
  • Da igual 20-02-2013
  • Cómplices en Calabria 06-02-2013
  • El arte absolverá 14-12-2012
  • pinga02 728x90
    Síguenos en Facebook y Twitter
    © 1997-2017 AGD y LaSemana.es
    ¿Quiénes somos? | Contratar publicidad