LA IMBECILIDAD ES COSA SERIA (Maurizio Ferraris, Humanidades)

La imbecilidad da la felicidad

Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar Comentar este artículoComentar

La imbecilidad es cosa seria

Autor: Maurizio Ferraris

Editorial: Alianza Editorial

Género: Humanidades

Páginas: 126 páginas

Precio: 9,50€

Ni somos la mejor de las especies, ni vino un ángel a tocarnos por su divina gracia. No somos solo animales, pero tampoco superhombres nietzchenianos. Simplemente somos imbéciles. Seres a medio camino que no aprenden pese a estar dotados de inteligencia. Y sobre esto trata Maurizio Ferraris en su nuevo libro La imbecilidad es cosa seria.

El hombre no es inteligente de forma accidental. Pero tampoco nos echemos demasiadas flores. El resto de animales tiene poco de estúpidos. Y si no, recordemos, tal y como expone Ferraris, que hay insectos amantes de la madera añeja que hacen construcciones, a su escala, muy similares a la de la Sagrada Familia. Pero el caso no es ese. El por qué la especie humana posee está cualidad es aún un misterio, aunque sin duda nadie puede negar que es un rasgo esencial de todo ser humano. El problema según Ferraris radica en el olvido de la existencia de este don y la reducción del mismo. Es decir, el hacer de esta cualidad un mero accesorio dependiente de otros apoyos y aspectos técnicos, culturales, artísticos o científicos.

Según el diagnóstico de este filósofo, la imbecilidad es como el colesterol. Se puede aminorar. El cómo solo depende de la senda que se escoja. La más adecuada, la de la educación del imbécil racional. Que viene a ser que sabiendo que somos seres imbéciles por naturaleza eduquemos en base a los errores del pasado para que no se vuelvan a cometer.

Lo malo es que por mucho que aprendamos, las carencias del ser humano, es decir la imbecilidad que nos hace imperfectos, no se puede suplir. Y siempre estará ahí recordándonos nuestra mediocridad. Si bien ante éramos prácticamente el mismo número de imbéciles en el mundo, también antes hacíamos menos ruido ya que había menos más medios para demostrarlo. Es por esto, por la propia evolución de la tecnología por lo que parece que la imbecilidad se ha extendido. Pero no. Simplemente antes era silenciosa.

La recomendación de Ferraris en este libro, pues, es clara. Cuanto más convencidos estemos de que vivimos rodeados de imbéciles y que nosotros somos uno de esos imbéciles, más felices seremos.

Novedades | Más Libros
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2018 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad