TONI ERDMANN (Maren Ade, XXI)

La vida es mucho más que trabajo

Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar

Toni Erdmann

Director: Maren Ade

Actores: Peter Simonischek, Sandra Hüller

Género: Comedia

Duración: 162 minutos

País: Alemania

Año: XXI

Inès trabaja en una gran empresa alemana establecida en Bucarest. Su vida está perfectamente organizada, solo funciona a nivel profesional y es como una autómata incapaz de desconectar hasta que su padre Winfried llega de improvisto y le pregunta ”¿eres feliz?”. Tras su incapacidad para responder, sufre un profundo cambio. Ese padre que a veces estorba y que le avergüenza un poco le va a ayudar a dar nuevamente sentido a su vida gracias a un personaje imaginario: el divertido Toni Erdmann, quien va a poner patas arriba sus convicciones y de paso revelar el absurdo de la sociedad entera.

El gran logro de Maren Ade, la directora, es disfrazar un drama desgarrador en comedia excéntrica. Dos estilos que parecen repelerse se complementan perfectamente en Toni Erdmann, dejando el humor en la superficie y la triste historia de una comunicación moribunda en segundo plano. Lo grande de esta película radica más en la forma que en el fondo. Se toma su tiempo en ser contada. Narra con tranquilidad y sutilmente los detalles de la vida, del trabajo de su protagonista, Inès. Se trata de una película muy realista, se adentra dentro de la vida diaria de esta mujer interrumpida por las apariciones chocantes de su padre. No juzga a sus personajes ni a la gélida ejecutiva ni al padre de grotesco humor. No recalca la diferencia, simplemente la muestra, exactamente lo mismo que hace el padre con Inès: no le indica un camino a seguir, le enseña la diferencia mediante el recurso al ridículo.

El metraje es atrevido en muchos aspectos. El original humor del que hace gala, ridículo y grotesco en muchos momentos. Tiene un guión con unos diálogos y situaciones brillantes y dos personajes magníficos con grandes problemas de comunicación entre ellos. Peter Simonischek interpreta estupendamente a Winfried, persona de gran sentido del humor irreverente y estrafalario. Su acompañante en escena, Sandra Hüller, tampoco se queda corta ya que da vida de forma magistral a una fría consultora que intenta progresar en su trabajo.

Toni Erdmann puede hacer que te replantees algunos aspectos de tu vida y mires con mejores ojos las tiendas de artículos de broma. Todos necesitamos un ‘Toni Erdmann’.

Estrenos | Más Películas
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2017 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad