Especial Juegos Olímpicos 2012

HISTORIA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Faster, higher, stronger

Desde que el hombre existe, siempre ha tenido en su interior el deseo de eternidad y superación, el deseo de grandeza y de poder, el deseo de querer llegar a ser nada menos que un dios. Los Juegos Olímpicos nacieron allá por el siglo VII a.C con el propósito de ayudar al hombre a cumplir sus anhelos. Los Juegos eran deportes pero a la vez eran celebraciones religiosas con la capacidad de unir a las personas y de traer momentos de paz en tiempos de guerra.

| Fotos: Comité Olímpico Internacional
20-07-2012
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar


Ceremonia de encendido de la antorcha olímpica en Grecia (©COI)
Todo el mundo sabía que cada cuatro años podía acudir a Olimpia y, a través de su esfuerzo físico y sus habilidades, llegar a estar un poco más cerca de los dioses que les veían competir desde su monte. Después de siglos en el olvido, el barón francés Pierre de Coubertin quiso recuperar los valores y el espíritu de aquellos antiguos Juegos pero adaptados a los tiempos modernos.

La idea era crear una competición deportiva internacional que recogiera multitud de disciplinas y donde participaran deportistas de todos los países del mundo. Para cumplir ese sueño creó el Comité Olímpico Internacional, organismo que sigue existiendo en la actualidad, que se encarga de organizar y hacer posibles los Juegos Olímpicos. El sueño del barón de Coubertin no sólo se hizo realidad, sino que se ha convertido en un éxito mundial tanto en el ámbito deportivo como en el político e incluso en el cultural.


Diseño de las medallas que se entregan en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (©COI)
Los primeros Juegos que se disputaron debían volver al origen, tenían que desarrollarse en tierras helénicas, y así se hizo. Las olimpiadas modernas han generado un movimiento mundial basado en la nobleza, la capacidad de trabajo y el bienestar físico que genera el esfuerzo y la sana competencia. Se puede decir que desde su creación hasta la actualidad en todas las ediciones ha ocurrido algo relevante que se pueda destacar, tanto en el aspecto deportivo, con récords, gestas impresionantes y esfuerzos sobrehumanos; como en el político, con la organización del evento o las relaciones diplomáticas internacionales.

Los franceses fueron los encargados de preparar los segundos Juegos Olímpicos, los de 1900, con la realización simultánea de otro evento como era la Exposición Universal, lo que generó un fracaso histórico de esas olimpiadas. Algo circunstancial que no ha tenido mayor relevancia porque desde ese año hasta el presente se han celebrado cada cuatro una nueva edición con las excepciones de dos parones por las respectivas guerras mundiales.

LOS JUEGOS PREBÉLICOS


Adolf Hitler, presidiendo los Juegos de su país antes de la Segunda Guerra Mundial (©COI)
Los juegos de 1936 en Berlín adquirieron un matiz político en busca de demostrar la superioridad aria. Paradójicamente la gran figura de los juegos fue el atleta negro Jesse Owens, medalla de oro y récord mundial, logrando medallas en 100, 200 y 4x100 metros lisos y otra en salto de longitud. En esa última modalidad se generó un fuerte duelo deportivo entre Owens y el germano Lutz Long, en el que terminó ganando el norteamericano. Los dos atletas dieron abrazados la vuelta olímpica, lo que no fue del agrado de Adolf Hitler, que se encontraba en el estadio.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial se dejaron de organizar dos ediciones de los Juegos Olímpicos y cuando volvieron en Londres 1948 se caracterizaron por una gran austeridad, y una falta evidente de organización generadas por la crisis de la posguerra. Siempre hay que entender la historia de los Juego Olímpicos teniendo en cuenta la influencia y el condicionamiento que ejerce sobre ella los hechos históricos del momento. Por eso, se entiende que en la edición de Helsinki 1952 aparecieran por primera vez deportistas de la URSS, con un halo de misterio en plena guerra fría.

Los avances técnicos y tecnológicos tienen su protagonismo en los acontecimientos deportivos y los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 fueron los primeros en ser retransmitidos por televisión. Con la llegada del televisor llegaron las imágenes, y las ediciones posteriores iban a dejar grandes imágenes para la historia. En México 1968 surgió un movimiento llamado el poder negro (black power) que se manifestó como una protesta contra el racismo. El atleta Tom Smith y su compatriota John Carlos, ambos de raza negra, subieron al podio ocupando el primer y el tercer lugar respectivamente en los 200 metros lisos, sin zapatos, con medias negras y Smith luciendo en su mano derecha y Carlos en su mano izquierda un guante negro. Cuando la bandera de su país fue izada con el fondo musical del himno americano los dos atletas bajaron la cabeza y levantaron sus puños desafiantes.


Mark Spitz, en una de las siete carreras que le hizo ganar el oro (©COI)
Munich 1972 fue un periodo olímpico de ingrato recuerdo, debido a los atentados de una organización terrorista palestina llamada "Septiembre Negro", que el 5 de septiembre asaltó los dormitorios de la delegación de Israel, mató a 2 atletas y se llevó como rehenes a otros 11. Los juegos continuaron realizándose un acto fúnebre al día siguiente en el estadio olímpico, con la participación de todas las delegaciones, con excepción de los árabes. Sin embargo, ni ese trágico acontecimiento ni ninguno otro posterior han podido empañar las gestas que los mejores deportistas del mundo consiguen en los Juegos Olímpicos, como la del nadador estadounidense Mark Spitz que logró en Munich siete medallas de oro.

Cuatro años después, una excelente organización del evento en Montreal fue el escenario donde se dio a conocer una de las mejores gimnastas de la historia, una niña de 14 años de origen rumano, Nadia Comaneci. Fue la primera deportista en la historia de esa modalidad en obtener una calificación perfecta de 10 puntos.

Hasta entonces la participación de la delegación española no cosechó muchos éxitos, era uno de los países que siempre aparecían en la parte más baja del medallero. Obtenía como mucho dos medallas. Pero el panorama fue cambiando poco a poco a partir de Moscú 1980 hasta llegar al número máximo de ellas con la eclosión de Barcelona 92. España ganó por primera vez en su historia seis medallas en Moscú, contando con una de oro, a lo que influyó que muchos países como Estados Unidos, Canadá, Alemania Federal, Japón, China y Kenia no participaran en el evento en señal de protesta de que los Juegos se celebraran en la Unión Soviética.


Encendido del pebetero olímpico en Barcelona 92 (©COI)
En las ediciones siguientes de Los Ángeles y Seúl, España bajó el número de medallas pero con la noticia de tener a Barcelona como sede olímpica en 1992 empezó a poner las bases de una generación de deportistas que darían muchas alegrías en dicho año. En lo deportivo estas dos ediciones aumentaron mucho el nivel y la exigencia y se batieron multitud de marcas mundiales en diferentes modalidades deportivas. La estrella más destacada en estas dos participaciones fue el atleta estadounidense Carl Lewis, quien triunfó en los 100 y 200 metros lisos, en los relevos de 4x100 y en el salto de longitud.

BARCELONA 1992

Barcelona no defraudó al mundo y, desde el momento de su elección como ciudad olímpica para los Juegos de 1992, se preparó para una magnífica realización del evento. La ciudad construyó y restauró estadios, organizó una serie de eventos en donde la cultura española fue divulgada a los turistas. Desde el punto de vista deportivo, el hecho más notorio estuvo de nuevo protagonizado por Estados Unidos; por primera vez en la historia de las olimpíadas se permitió la participación de un equipo profesional de baloncesto, reuniéndose así las grandes estrellas de la NBA para formar el llamado dream team, que ganó todos su partidos por una ventaja de 30 puntos de media. En dicho equipo jugaron figuras de la talla de Magic Johnson, Michael Jordan, Patrick Ewing, Clyde Drexler y Larry Bird, entre otros.


Michael Jordan machaca una canasta durante un partido de Barcelona 92 (©COI)
Además, competir en Barcelona fue un elemento de motivación para los deportistas españoles que lograron el mayor número de medallas de toda la historia de la delegación, 22 medallas de las cuales 13 fueron de oro. Para el recuerdo quedará Fermín Cacho traspasando el primero la línea de los 1.500 metros en el estadio olímpico de Montjuic, la selección de fútbol ganando la final a Polonia en el Camp Nou o las cuatro medallas de oro en la modalidad de vela.

Para España repetir la empresa de Barcelona en los Juegos Olímpicos de Atlanta iba a ser una tarea muy difícil, por no decir casi imposible, pero en cierta manera se dio una continuidad a los éxitos de 1992. Se consiguieron 17 medallas aunque bastantes menos de oro, Induráin arrasó en ciclismo y se siguió teniendo la hegemonía en vela. Tanto en Sidney como en Atenas los resultados fueron discretos por parte de la delegación española, en 2004 se consiguieron muchas medallas pero muy pocas de oro.


Usain Bolt gana la medalla de oro en los Juegos de China (©COI)
Si bien no se alcanzaron los resultados de Barcelona, en Pekín 2008 España volvió a estar al nivel de los Juegos Olímpicos de Atlanta. Las medallas de oro no se hicieron esperar y en la carrera de ciclismo Samuel Sánchez se subió a lo más alto del podio. El ciclismo en pista y Joan Llaneras dieron muchas alegrías, al igual que Rafa Nadal en tenis, que probó el sabor del metal más preciado. Los Juegos de Pekín sorprendieron al mundo por su espectacularidad, organización y gestas deportivas. En ellos, Michael Phelps se proclamó como el mejor nadador de todos los tiempos logrando ocho medallas de oro y superando así a Mark Splitz. Quien también sorprendió fue el atleta jamaiquino Usain Bolt, el relámpago, todo un especialista en pruebas de velocidad que rompió los récords mundiales de 100 metros en 9,69 segundos y de 200 en 19,30 segundos.

Ahora, la historia de los Juegos Olímpicos se escribe en inglés. Desde las primeras ediciones hasta la actualidad han cambiado muchas cosas y se han ido añadiendo muchas disciplinas pero el espíritu de los deportistas que acuden a la cita de Londres sigue siendo el mismo que el de hace siglos en la ciudad de Olimpia: “faster, higher, stronger”. Porque en los Juegos Olímpicos los deportes están para alcanzar la grandeza y la gloria. El objetivo es competir hasta el límite de las fuerzas, es querer superarse, es querer ser cada vez mejor, es dejar de ser seres terrenales y equipararse a los dioses.

Medallero Olímpico

País
Estados Unidos 46 29 29
China 38 27 22
Gran Bretaña 29 17 19
Rusia 24 25 33
Corea 13 8 7
Alemania 11 19 14
Francia 11 11 12
Italia 8 9 11
Hungría 8 4 5
Australia 7 16 12
Japón 7 14 17
Kazajistán 7 1 5
Países Bajos 6 6 8
Ucrania 6 5 9
Cuba 5 3 6
Nueva Zelanda 5 3 5
Irán 4 5 3
Jamaica 4 4 4
República Checa 4 3 3
Corea del Norte 4 0 2
España 3 10 4
Brasil 3 5 9
Bielorrusia 3 5 5
Sudáfrica 3 2 1
Etiopía 3 1 3
Croacia 3 1 2
Rumania 2 5 2
Kenia 2 4 5
Dinamarca 2 4 3
Azerbaiyán 2 2 6

Especial Juegos Olímpicos 2012
pinga02 728x90
Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2019 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad