Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SUCESIÓN DE ARZALLUZ

Josu Jon Imaz es elegido presidente del PNV

Fotografía
Por Noelia Hernández MartínTiempo de lectura2 min
España19-12-2003

Tras una primera vuelta muy ajustada, el hombre del lehendakari, Juan José Ibarretxe, se ha alzando con la victoria. Josu Jon Imaz será el nuevo presidente de Euskadi Buru Batzar (EBB), la ejecutiva del Partido Nacionalista Vasco.

Los resultados de la primera vuelta, muy ajustados, ya presagiaron una batalla interna, radicalizada en los últimos días entre los dos candidatos a la presidencia de la ejecutiva del PNV, Josu Jon Imaz y Joseba Egibar. El hombre de Ibarretxe se alzó finalmente con la victoria con un solo voto de diferencia. El actual portavoz del Gobierno vasco consiguió en la segunda vuelta de las elecciones internas la mayoría en los territorios de Vizcaya, el País Vasco francés y Navarra. Por su parte, Egibar obtuvo el respaldo de la mayoría de las juntas municipales de Álava y Guipúzcoa. El vuelco a favor de Imaz producido en Navarra ha sido decisivo. El delfín de Arzalluz contó en la primera vuelta con el apoyo de Navarra, sin embargo, el respaldo definitivo de éstos a Imaz provocó que el portavoz del Ejecutivo vasco ascendiera a los cielos del PNV. De esta forma, con la victoria en Vizcaya, el País Vasco francés y Navarra, Imaz se asegura el apoyo de la mayoría de los comisarios que acudirán los próximos días 17 y 18 de enero a la Asamblea General en la que se ratificará su nombramiento como sucesor de Xabier Arzalluz y se elegirá a los nuevos miembros del Euskadi Buru Batzar, la ejecutiva del PNV. Considerada una de las figuras moderadas del nacionalismo, Imaz dejó claro unas horas después de ser elegido que su gran desafío al frente del PNV es sacar adelante la propuesta de Nuevo Estatuto Político contenida en el Plan Ibarretxe. Imaz también aseguró que su voluntad es aglutinar todas las sensibilidades del partido, en referencia al candidato derrotado, Joseba Egibar, perteneciente al ala más radical del nacionalismo. Y es que, aunque con diferentes posturas, ambos comparten algo: su apoyo al Plan Soberanista de Ibarretxe y su relación con la banda terrorista ETA. El elegido presidente del PNV se encontró en 1988 en el aeropuerto de Bruselas con el jefe político de ETA, Mikel Antza. A partir de esa conversación, se forjó la tregua que el otro candidato a la presidencia, Joseba Egibar, pactó con la banda terrorista. Lo cierto es que el sucesor de Arzalluz destaca por su carácter dialogante, una cualidad apreciada también por los partidos constitucionalistas -PP y PSOE. De hecho, se dice que el portavoz el Gobierno de Vitoria mantiene excelentes relaciones personales con varios líderes del socialismo vasco.