Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ANÁLISIS DE INTERNACIONAL

Dos formas de hacer política

Fotografía
Por Isaac Á. CalvoTiempo de lectura2 min
Internacional04-06-2018

Las recientes elecciones presidenciales en Colombia se celebraron, después de muchas décadas, sin la amenaza oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Estas se han convertido en partido político gracias al acuerdo de paz suscrito con el Gobierno de Juan Manuel Santos. Sin embargo, su participación en el proceso democrático se ha visto lastrada por el rechazo social. Este hecho muestra que la herida que la guerrilla dejó va a tardar mucho tiempo en cicatrizar. Parte de la población no está de acuerdo con los beneficios que se concedieron a las FARC para que dejara las armas.

Los resultados electorales también lo constatan. El conservador Iván Duque, candidato del partido del expresidente Álvaro Uribe, ha ganado las elecciones con el 39% de los votos y es una de las personas que más se ha opuesto públicamente al pacto con las FARC. En la segunda vuelta, que se celebra el 17 de junio, se va a medir con Gustavo Preto, quien logró el 25% de los sufragios y cuyo discurso roza el populismo.

Ambos tienen formas diferentes de entender la política y van a intentar mantener a sus votantes de la primera vuelta y atraer a los que se decantaron por otros partidos, especialmente a los de centro. Es de suponer que la mayoría de los colombianos apueste por Iván Duque por la estabilidad que promueve y por sus críticas al acuerdo de paz con las FARC, que incluso podría modificarlo para reducir la sensación de impunidad que ha dejado.

Aun así, nunca se sabe lo que puede ocurrir, ya que la izquierda y especialmente los populistas son expertos en crear ilusión y en apelar a las emociones de la población para conseguir sus objetivos. Sin embargo, sus promesas se van desvaneciendo cuando están en el poder. Los colombianos pueden comprobarlo en el muy cercano ejemplo de Venezuela, donde el populismo comunista no solo se aferra al poder, sino que, además, ha arruinado el país, acabado con las libertades y llevado la pobreza a las calles.