Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EL REDCUADRO

Una jura ¡de bandera!

Fotografía
Por Antonio BurgosTiempo de lectura3 min
Opinión14-05-2017

Si corren malos tiempos para la lírica nacional de España, para la épica militar de sus Fuerzas Armadas ni te cuento. Por eso tuvo mucho más mérito y significado, ("hondo calado y largo recorrido", que se dice en Tertulianés), la multitudinaria jura de bandera de más de 2.000 civiles en la Plaza de España de Sevilla, sede del Cuartel General de la Fuerza Terrestre, que se escribe así pero se sigue pronunciando "Capitanía General".

¿Usted no ha escuchado decir que hay toros de bandera? Yo he visto muchos. Salen de los chiqueros y son aplaudidos porque tienen "mucha plaza", como dicen sus abnegados ganaderos criadores, que les cuesta su dinero conservar miles hectáreas de dehesa en toda su grandeza ecológica, como un inmenso Doñana sin gastar un duro de los contribuyentes, sino que las mantienen ellos de su bolsillo, con su afición. Esos son los toros de bandera. Pero es que también hay señoras de bandera. Y si no señalo a ninguna es porque no quiero levantar la envidia ni la susceptibilidad de muchas señoras que me leen, todas las cuales para mí, por ese solo generoso hecho, son absolutamente todas mujeres de bandera.

Pues como toros y señoras de bandera, ayer hubo en Sevilla una jura de bandera...¡de bandera! Excelente en su clase. Única. Emocionante. Una más que necesaria y conveniente "Convidá a Patria" en los tiempos que corren. En esta España donde tantos agravios y ofensas recibe la enseña nacional que a todos nos representa, empezando por la legalidad constitucional y la grandeza de la Patria, más de 2.000 civiles juraron bandera en Sevilla, incluida la Centuria de los Armaos de la Macarena. Lo que me aseguran que marca un récord de participación de paisanos que respondieran a la pregunta de vellos de punta: "¡Españoles! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?".

Ya sé: dirán que todo esto es facha. Pues mire usted, esa jura de bandera... ¡de bandera! se hizo Sevilla precisamente porque a más de 2.000 españoles les dio la gana jurar fidelidad a su Patria, España, y a nuestra Historia en común. ¿Passssa algo? Y no eran fachas, sino que querían demostrar, sin la vergüenza y cobardía al uso que tanta rentabilidad da a tantos, el orgullo de amar a su Patria y a los valores que representa su Bandera. ¿Passssa algo? Y todos se pusieron sus mejores galas para besar la sagrada bandera, que nada menos que eran nueve: del Tercio Duque de Alba, Segundo de la Legión; del Tercio Don Juan de Austria, Tercero de la Legión; del Tercio Alejandro Farnesio, Cuarto de la Legión; de la Brigada Paracaidista; del Regimiento de Infantería La Reina; del Regimiento de Infantería Córdoba; del Grupo de Regulares de Ceuta; del Regimiento de Guerra Electrónica 32 y de la Agrupación de Apoyo Logístico 21, ¿será por banderas que jurar?

Estos más de 2.000 españoles sienten nuestras tradiciones, costumbres y lengua; y como propio lo que han hecho antes otros españoles por nosotros y nuestra heroica Historia. Y no se avergüenza de ello. ¿Passssa algo? Juraron el compromiso de servir a España desde "cualquier estamento de la sociedad y cualquier trabajo". Dieron el beso, máxima expresión de amor para con los semejantes, con el resto de los ciudadanos de "toda" España, y subrayo "toda". Y se lo dieron a las Banderas herederas de la gloria que otros ganaron para España. Aunque corren malos tiempos para la lírica nacional de España, ayer corrieron vientos de emoción y grandeza para la épica militar de nuestra Patria. (Si servidor no lo hizo es porque, viejo guripa que ya lo hizo orgullosamente en la Topográfica, me dijeron que allí no daban quince días de permiso de jura de bandera.)