Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SALUD

La contaminación atmosférica provoca 26.000 muertes en 10 años

Por Luis ArtolaTiempo de lectura3 min
Sociedad01-03-2017

Un estudio publicado por la Escuela Nacional de Sanidad (ENS) concluye que muchas de las muertes de carácter prematuro son responsabilidad directa o indirecta de la contaminación. De hecho, los investigadores han asegurado que hasta tres cuartas partes de la polución en las ciudades es atribuida al ser humano. Se trata, pues, de un problema de Salud Ambiental prevenible en muchos de esos fallecimientos.

Tras el documento recientemente publicado por la OMS sobre la resistencia bacteriana a antibióticos, otra entidad colaboradora de ésta en numerosos estudios y, en este caso, española, la Escuela Nacional de Sanidad, acaba de concluir un ambicioso estudio en el que se ha investigado el grado de responsabilidad de la contaminación atmosférica en muertes evitables. Este organismo, centro técnico dependiente del Ministerio de Sanidad, dedica gran parte de su labor a la investigación en el campo de la Salud Pública y cuyo estudio previo fue la necesaria mejoría en la implementación de la estrategia Europa 2020 y su impacto en el envejecimiento activo y saludable en España.

El resultado de la investigación publicado en la prestigiosa revista Environmental Pollution expone los datos y conclusiones que por sí mismas hablan de la magnitud del problema. El estudio se refiere, por primera vez, al grado de contaminación en todas las provincias españolas durante un período de exposición de diez años, del 2000 al 2009. Para ello ha contado con la cooperación del Ministerio de Medio Ambiente y del Instituto Nacional de Estadística.  La publicación coincide con la advertencia de la Comisión Europea a varios países de Europa, entre ellos, España, de rebajar los niveles de dióxido de nitrógeno que envuelve las principales ciudades.  

La investigación, dirigida por el jefe del Departamento de Epidemiología de la ENS, Julio Díaz, ha concluido que la muerte prematura de 26.830 personas en nuestro país ha tenido como marcador de riesgo evitable, la contaminación por partículas. El experto ha alertado de la necesidad de tomar las medidas adecuadas para disminuir este riesgo ya que, el estudio estima que hasta un 75% de dicha contaminación, fundamentalmente en ciudades, es provocada por las actividades que generan los humanos y donde el tráfico lidera el mayor porcentaje de éstas.

Otra de las conclusiones de mayor impacto es que un 90% de estas muertes precoces se habrían producido por debajo de los niveles que estableció la propia OMS como seguros. Estos niveles se establecen, de momento, en los 50 microgramos de partículas por metro cúbico de aire en 24 horas. Pero al hacer una valoración de las cifras, que muestra la investigación, de algunas de nuestras provincias, como Oviedo o Córdoba, que las superaron en más de un 40% de ocasiones y Madrid, en más de un 10% de veces, es significativa la gran relevancia que suponen estos datos por lo que, según advierte el doctor Díaz "hay que intentar rebajar los niveles de la OMS".

Con todos estos datos los investigadores del ENS han calculado que el incremento de 10 microgramos respecto a los valores normales supone un aumento del riesgo de muerte evitable de casi el 1%. La mortalidad en estos casos está relacionada con problemas respiratorios en primer término y cardiovasculares sin olvidar la reagudización que puede suponer en individuos con enfermedades crónicas. Capitales como Madrid y Barcelona en España y un 25% de la ciudades europeas son las principales portadoras de ese exceso de partículas contaminantes.

La importancia y el valor añadido del estudio publicado es que se han tenido en cuenta únicamente los datos de las provincias de España, mientras que en anteriores publicaciones se realizaba un cotejo de los resultados en Europa. Esto es lo que ha querido recalcar su investigador principal, que junto a otros tres epidemiólogos y científicos del organismo dependiente del Instituto de Salud Carlos III.