Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ANÁLISIS DE ESPAÑA

A la corriente bienpensante

Fotografía
Por Alejandro RequeijoTiempo de lectura2 min
España06-02-2017

Quizá habría que preguntar a los expertos en repostería independentista por dónde anda el soufflé, pero vistos los últimos acontecimientos la vicepresidenta puede ir poniendo en alquiler el despacho que le asignó su jefe en Barcelona. Un abrazo muy fuerte para todos aquellos que vieron en la 'Operación Diálogo' el fin de las fábricas de independentistas. De verdad, un abrazo enorme para quienes pensaron que los piropos entre Soraya y Junqueras significaban el principio del fin del desencuentro. Son los mismos que hasta hace poco despejaban la cuestión con un escéptico "qué se van a ir…". Son los que nunca vieron un desafío, sino un órdago para exprimir al Estado al que el separatismo acudía de farol. Y ahí les tienes, hablando ya abiertamente de una recolecta de datos fiscales secretos y referéndums. Mientras tanto Artur Mas coacciona al tribunal que le juzga con una turba porque, la causa no es contra él, sino contra Cataluña. Tal cual hizo su mentor en 1990 cuando Banca Catalana, solo que en la bandera que se envuelve Mas ya no es siquiera la senyera, sino la estelada.

Un fuerte abrazo es la única respuesta posible ante la ternura que despierta la ingenuidad de tanto vidente bienpensante. Lo mismo te vaticinan que el Reino Unido jamás se irá de la UE como que es imposible que Trump gane las elecciones. Y ahí tienes al magnate republicano, en este momento probablemente esté pidiendo un bolígrafo para firmar otro decretazo. Un abrazo para todos ellos, que desde hace un tiempo también andan afanados en la disputa de Podemos. Empeñados están en destacar las diferencias ideológicas entre Iglesias y Errejón. Como si hubiese algo más allá de una disputa personal por alcanzar un mismo objetivo y acabar aplicando idénticas medidas. En su última entrevista concedida a La Sexta, el número dos de Podemos hizo gala de un cierto cinismo cuando admitió que los mensajes "bélicos" que usaban para azuzar el voto de "la gente" contra la "casta" se les han ido de las manos porque han acabado entrando en el partido.

Textualmente lo dijo así: "Tendríamos que haberle puesto más generosidad y más amplitud de miras para evitar una actitud bélica. Cuando comenzamos, usamos metáforas bélicas y el problema es que en un punto empezamos a utilizar esas metáforas hacia dentro (del partido)". Es decir, el problema es que se terminaron creyendo lo que le decían a los españoles. Hacia fuera sí vale, pero hacía dentro no que hace daño. Es decir, ahora que afecta a su partido es cuando se ha dado cuenta de cuán dañino resulta fomentar el enfrentamiento y la crispación. Ahora que desde el entorno de Iglesias se apresuran a borrarle de las fotos del pasado. Ahora.