Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ESCOCIA

Escocia, el espejo para Cataluña y otros nacionalismos de Europa

Por Jesús EspinosaTiempo de lectura3 min
Internacional19-09-2014

Escocia es el espejo por el que se miran otros nacionalismos periféricos que viven en Europa, sin ir más lejos: el catalán. De hecho, desde el Gobierno español se ha seguido con mucha atención cómo se sucedía el proceso de referéndum en Escocia y así lo ha reflejado, entre otras personalidades, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El día del referéndum Catalán se suspendió la actividad parlamentaria en el Parlament Catalán, con eso se dice todo. Los principales partidos pro consulta e independentistas en Cataluña, CiU, ERC, ICV.EUiA y la CUP se trasladaron a Escocia para mostrarle su apoyo al primer ministro escocés, Alex Salmon, y líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP).  Y es que el independentismo catalán tiene celos de Escocia porque ellos sí que han podido votar. Sin embargo, esa posibilidad era legal en Gran Bretaña y se dieron los procedimientos legales para que se llevar a cabo. Sin embargo, en España la Constitución no recoge la posibilidad de que ninguna región del país decida seguir construir un futuro separados del resto de los españoles. De hecho, el líder de CiU y presidente de la Generalitat, Artur Mas, concedió una rueda de prensa la mañana en la que se conoció el resultado del referéndum en la que dio su postura y atendió a medios tanto españoles como internacionales. En esa rueda de prensa, Mas dijo que “Cameron no ha tenido miedo a pasar a la historia como el primer ministro británico que permitió la secesión de Escocia y ha preferido pasar a la historia como un político demócrata”. Además, señaló que "España debe tomar ejemplo del ejercicio democrático británico y permitir la consulta soberanista en Cataluña" Por otro lado, el gobierno español también ha mostrado sus sensaciones tras la intensa jornada vivida en Escocia. En un mitin grabado, Rajoy no ocultó su satisfacción por que el "no" ganara el referéndum: "Necesitamos a todos y estamos muy felices de que Escocia siga con nosotros en la UE".  Para el jefe del Ejecutivo español, lo importante no era que Escocia siguiera siendo parte de Gran Bretaña, sino que siguiera dentro de la Unión Europea, puesto que lo altos cargos de la Unión rechazaron la posibilidad de que Escocia entrara si se independizaban. "Han elegido entre la segregación y la integridad, entre el aislamiento y la apertura, entre la estabilidad y la incertidumbre, entre la seguridad y el riesgo cierto." Posición en Bruselas En Bruselas también han valorado el resultado de referéndum escocés. El presidente de la Comisión Europea (CE), Durao Barroso, afirmó que el resultado de la consulta es "bueno" y contribuye a que Europa esté "más unida y fuerte."  "Doy la bienvenida a la decisión del pueblo escocés de mantener su unidad con el Reino Unido", dijo Barroso. "Este resultado es bueno para Unión Europea fuerte que la Comisión Europea apoya." Con anterioridad, el comisario europeo de Comercio, el belga Karel De Gucht, se congratuló del resultado del referéndum en Escocia y dijo que el "si" escocés hubiera sido "un terremoto político de la naturaleza del soviético", aclaró. También al otro del charco han valorado el resultado de referéndum, concretamente en EEUU. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha celebrado que Escocia siga siendo parte del Reino Unido. Felicitó a los escoceses “por su completo y enérgico ejercicio de democracia”. "Celebramos el resultado del referéndum sobre la independencia de Escocia", afirma Obama en un comunicado divulgado por la Casa Blanca. Obama agrega que, "a través del debate, la discusión y apasionadas pero pacíficas deliberaciones, (los escoceses) recordaron al mundo las enormes contribuciones de Escocia al Reino Unido y al mundo y respaldaron mantener a Escocia dentro del Reino Unido".