Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

LITERATURA

La biblioteca de Nápoles es saqueada

Por Laura UcelayTiempo de lectura1 min
Cultura25-05-2012

Las cámaras de seguridad han sido las aliadas de los empleados de la biblioteca de Girolamini en Nápoles, una institución construida en el siglo XVI y que tiene ejemplares desde el siglo XVI al XIX. Gracias a los trabajadores de una de las bibliotecas más antiguas de Nápoles, e Italia, se ha descubierto el robo de 257 obras de gran valor. Los presuntos autores del robo han sido el director y el comisario, que fueron detenidos el pasado jueves como acusados.

Según los investigadores son obras y manuscritos considerados de “gran valor”. Por su parte Giovanni Melillo, fiscal de Nápoles, reconoció que “la biblioteca de Girolamini fue víctima de un plan criminal". El fiscal acusa a los detenidos de estar robando las obras desde hace mucho tiempo con numerosas acciones. Junto con el director, Massimo Marino De Caro, y el comisario, Sandro Marsano, han sido detenidos cuatro empleados más, acusados de colaborar con estos. Entre los detenidos se encuentran tres argentinos y un ucraniano. Las respuestas políticas no se han hecho esperar, Luis Bossa, integrante del Partido Democrático, ha reconocido que “ahora, tenemos que vigilar lo que está sucediendo en otros puntos de interés cultural”, haciendo referencia lugares como Pompeya. Además se ha referido a otras riquezas de Nápoles que, como Bossa definió, se encuentran “a la deriva”. La biblioteca de Girolamini, a diferencia de otras bibliotecas regidas por órdenes monásticas, se abrió al público en 1586, hace más de cuatrocientos años. Al principio llenó sus fondos del trabajo de los mecenas, estos compraban colecciones privadas para poder hacer una biblioteca rica en conocimientos. Fue una de las pocas que fue abierta al público. En la actualidad sigue abierta al público.