Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

INVESTIGACIÓN

Un experimento pone en duda la Teoría de la Relatividad

Por Álvaro BerroTiempo de lectura2 min
Sociedad23-09-2011

El Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) está llevando a cabo nuevas investigaciones y experimentos con los que demostrarán o descartarán la existencia de partículas elementales (neutrinos) capaces de viajar a una velocidad superior a la de la luz.

"Dadas las potenciales consecuencias de tal resultado, se requieren mediciones independientes antes de refutarlo o establecerlo de manera firme" ha expresado el centro en un comunicado. El experimento en el que participa podría demostrar que estos neutrinos podrían viajar a una velocidad 20 partes por millón por encima de la velocidad de la luz. Esta es considerada como el límite de la velocidad cósmica. Estos resultados tuvieron lugar durante el experimento OPERA. Este consiste en enviar un haz de neutrino desde el CERN (situado entre Suiza y Francia, en la frontera) hasta el laboratorio de Gran Sasso, en Italia, a una distancia de 730 kilómetros. El resultado está basado en la observación de 15.000 neutrinos. La luz hubiera realizado el mismo recorrido en alrededor de 2,4 milésimas de segundo, pero los neutrinos lo hicieron 60 nanosegundos (un nanosegundo equivale a una mil millonésima parte de un segundo) menos que la luz. El CERN explicó que la posibilidad de que el neutrino sea más rápido que la luz "no concuerda con las leyes de la naturaleza" que ahora se consideran ciertas, pero dejó una puerta abierta, pues la ciencia evoluciona "derribando las paradigmas establecidos". Por ello pueden existir ‘desviaciones’, indican desde el centro, de la teoría de la relatividad de Einstein, que Albert Einstein enunció en 1905, y que está basada en que no existe nada más veloz que la luz. A pesar de ello "las fuertes limitaciones que emergen de estas observaciones hacen que sea improbable interpretar las medidas de OPERA como una modificación de la teoría de Einstein", subraya el CERN, que reitera que han de buscarse “nuevas medidas independientes". "Después de varios meses de estudios y de cruzar informaciones, no hemos encontrado ningún efecto instrumental que pudiese explicar el resultado de la medida" explica el comunicado del CERN. En definitiva desde el centro aseguran que tienen "mucha confianza en sus resultados” pero necesitan “que otros colegas hagan sus pruebas y lo confirmen por sí mismos". Sandro Bertolucci, director de investigación del CERN, ha reconocido que si el resultado se confirma como cierto, “cambiaría nuestra perspectiva de la física, pero necesitamos estar seguros de que no hay otras explicaciones más mundanas".