Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PSOE

Zapatero rompe su silencio y dinamita las primarias socialistas

Por Javier M. FandiñoTiempo de lectura2 min
España28-05-2011

Aunque no es un “dedazo” propiamente dicho, tal y como recalca el PSOE, el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha propuesto en la reunión de la calle Ferraz ante los barones socialistas al ministro de Interior como “la mejor opción” de cara a las próximas elecciones generales. De no presentarse un nuevo candidato dentro de 15 días, Rubalcaba sería el heredero de Zapatero.

Zapatero rompe con su silencio y señala a Rubalcaba como su sucesor. El presidente de Gobierno anunció el viernes por la tarde en la reunión celebrada con los secretarios generales de las federaciones socialistas que el actual portavoz del Gobierno, vicepresidente primero y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, es “la mejor opción” de cara a las elecciones generales que se celebrarán el próximo año. De este modo, el secretario general del PSOE rompe con su tradicional neutralidad, minando cualquier esperanza de Carme Chacón, de quien se especulaba que podría ser una seria rival para el ascenso de Rubalcaba a la candidatura de la presidencia de Gobierno, puesto que contaba con fuertes apoyos como José Antonio Griñán o Tomás Gómez. La propia Chacón ha reconocido que el temor a dinamitar la unidad en el seno del partido por la lucha entre ambos para el puesto ha propiciado que no se vaya a presentar como candidata alternativa a Rubalcaba, evitando un enfrentamiento que recordaría demasiado al mantenido entre Tomás Gómez y Trinidad Jiménez por la Comunidad de Madrid. La toma de postura de Zapatero supone que el Comité Federal del Partido haya dado por comenzado el proceso de primarias y que en el caso de que no se presentase en 15 días un nuevo candidato con un aval del 15 por ciento de los militantes del partido -aproximadamente 34.000 firmas-, el actual ministro de Interior sería proclamado en una reunión extraordinaria en el mes de junio candidato oficial para las próximas elecciones generales. No obstante, eso no implica que -como todo parece indicar- Zapatero siga siendo secretario general del partido, una postura que no parece agradar a Rubalcaba, y más con antecedentes como el de 1998, cuando la bicefalia entre Josep Borrell y Joaquín Almunia llevaron al PSOE a una debacle electoral. Pese a ello, los pronósticos del PSOE no son para nada esperanzadores y aunque el vicesecretario general socialista, José Blanco, asegure que “Rubalcaba es el candidato que más temen los adversarios”, los socialistas se enfrentan a priori con unas elecciones perdidas, como podrían haber anticipado los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del 22-M. En el caso de que Rubalcaba fuese designado finalmente como candidato a la presidencia de Gobierno de cara a las próximas elecciones, lo lógico es que renunciase a alguno de sus cargos para poder preparar su carrera hacia a la Moncloa. Una postura que defiende el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien asegura que Rubalcaba debería abandonar “en un plazo razonable” de cinco o seis meses antes de las generales alguna de sus actuales labores.