Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PRENSA

Los editores se oponen a la propuesta de prohibición de los anuncios de contactos

Por Caterina CrespoTiempo de lectura3 min
Comunicación22-03-2011

El Consejo de Estado presentó este lunes su informe sobre anuncios de contenido sexual y prostitución en prensa. El órgano consultivo considera “plausible prohibir, o al menos limitar severamente” este tipo de promociones de las secciones de clasificados. La directora del Instituto de la Mujer, Laura Seara, expresó la satisfacción del Gobierno por este documento que considera un “análisis impecable” que “avala” y “refuerza” la postura defendida en todo momento por el Gobierno. Menos apoyo, en cambio, tuvo la decisión entre los editores, que apelan al artículo 20 de la Constitución.

Todo se remonta a hace poco más de diez meses, cuando el Consejo Ejecutivo le pidió al Gobierno que se eliminaran y se prohibieran los anuncios de contenido sexual y de prostitución de la prensa. Medida que afecta directamente a la prensa, que recoge anualmente más de 40 millones. De hecho, el único periódico que no anuncia este tipo de contactos es Público. Al no llegar a un acuerdo durante estos meses, este lunes, el Consejo Ejecutivo le presentó un informe completo al Gobierno para que se acabe con este tipo de anuncios por una vez. El informe, elaborado a petición de la ex ministra Bibiana Aído, compara la legislación española con la de otros países y concluye que, dada “la falta de un fundamento general que habilite” al Ejecutivo para prohibir los anuncios de contactos, sería necesario “aprobar una ley prohibitiva de la actividad”, que permitiera restringirlos, ya que “la regulación vigente resulta insuficiente” por el componente de comunicación que tienen. Sin una clara decisión y teniendo en contra a todos los editores del abanico español, el Gobierno decidió pasar el informe de 59 folios, la propuesta, al Consejo de Estado. Por su parte, el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha anunciado que estudiará las opciones planteadas por el Consejo de Estado en relación a la eliminación de los anuncios de prostitución de la prensa y establecerá un calendario que permita alcanzar un acuerdo con los grupos políticos y los medios de comunicación con el máximo consenso posible. De hecho la directora del Instituto de la mujer aplaude la medida que se quiere llevar a cabo. Reacciones de los principales perjudicados La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha advertido de que si el Gobierno atendiera el informe del Consejo de Estado en el que ve "plausible" prohibir o limitar los anuncios de contactos en prensa, y decidiera "limitar" estas inserciones en prensa escrita, "estaría discriminando a este medio y vulnerando el derecho fundamental a publicitar una actividad legal". De este modo, manifiestan su "total oposición jurídica" al informe, al entender que la publicidad de cualquier actividad legal sí está amparada por el artículo 20 de la Constitución, con lo que, a su juicio, cualquier limitación previa de un anuncio en prensa vulneraría de inmediato un derecho fundamental. Para los editores, si los poderes públicos consideran que una actividad es delictiva o resulta perjudicial para la salud, lo que cabría exigirles no es que impidan publicitarla en determinados medios de comunicación, sino que prohíban el ejercicio de ésta. Además tachan de vergonzoso que no se les haya convocado para que hagan presente su opinión respecto al problema que les supone la pérdida de este tipo de anuncios a nivel económico. Cuestiones que se desatan Hay tres cuestiones fundamentales para los editores, si realmente esto supone una censura previa, si esa información es o no interés del público y si los periódicos pueden sobrevivir con tirada diaria y en papel sin esos 40 millones que sacan de los anuncios de contactos. Y por otra parte, hay una cuestión moral, si es de buen gusto encontrar anuncios de contactos entre las páginas de un diario y si es éticamente correcto el tipo de de trabajo que se está anunciando. O si por el contrario los lectores de prensa escrita están más que acostumbrados a su presencia y solo los interesados leen ese tipo de anuncio o incluso información.