Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

DEBATE SOBRE LA ENERGÍA NUCLEAR

El voto verde, el principal obstáculo para apostar por una energía más barata, la nuclear

Por J. F. LamataTiempo de lectura2 min
Economía28-12-2010

No es en exclusiva un problema español. El debate exite igualmente en el resto de Europa afectando a derecha y la izquierda. De hecho, en España el debate que genera es inferior que el que ha causado en otros como en Alemania. No en balde, "Los Verdes" a nivel político tiene una presencia residual, oficialmente hicieron coalición con el PSOE en 2004 y en ocasiones lo han hecho con IU, pero la mayoría de las veces ha pasado desapercibido para gran parte de la opinión pública, con la única excepción de Cataluña donde el grupo Iniciativa Per Cataluña - Verds (ICV) goza de cierta implantación.

En el caso de los dos grandes partidos, ambos quieren para sí el voto "verde", pero ello no les lleva a ignorar la imposibilidad de erradical las centrales nucleares de nuestro país. Los socialistas prometieron en 2008 que cerrarán todas las nucleares "al final de su vida útil", que es de 40 años. Los populares, en su programa decían lo siguiente: "Impulsaremos un consenso con las principales fuerzas sociales y políticas que incluya, en relación a la energía nuclear: mantener los emplazamientos actuales y gestionar la vida útil de las centrales existentes en línea con las tendencias internacionales y con el asesoramiento del Consejo de Seguridad Nuclear. Intensificar los recursos y el esfuerzo investigador para la completa reutilización de los residuos". Detrás de ese texto se esconde el truco de que lo dicho no impide construri más centrales aunque se camina a un fin, en el fondo es una apuesta por la energía nuclear. Desde la prensa se ha señalado que tal vez el PP pretendía imitar al francés Nicolás Sarkozy, partidario declarado de este tipo de energías. Sin embargo el PP no ha sido "el amigo de las centrales nucleares" si se tiene en cuenta que en 2002, cerró Zorita. De la misma manera que el PSOE pseudo-cerró Garoña, para mosqueo de los alcades de las regiones. Los ingresos que obtienen las ciudades que alojan centrales nucleares son tales que son muchos los que quisieran tener de esos, sin que importe nada el color político, como se vio en el caso de Mogardos, en Galicia, donde un cambio de Gobierno del PP al PSOE, no cambio en absoluto la instalación de la central. En el PSOE el rostró que más claramente ha defendido la energía nuclear es el ex presidente del Gobierno recientemente nombrado consejero de Gas Natural, Felipe González, que no hace mucho defendía que la energía nuclear es "más razonable" que otros tipos de energía y reclamó abrir un debate en Europa en el marco de la política energética comunitaria y la lucha contra el cambio climático. "Es un error dramático que no se quiera debatir de la energía nuclear, a favor o en contra, pero lo esencial es tener un debate", dijo entonces.