Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MOTOCICLISMO

Valentino Rossi se impone en casa y tiene a tiro el título mundial

Por Zarek BodaTiempo de lectura3 min
Deportes06-09-2009

Valentino Rossi volvió a demostrar que, a pesar de la presión ejercida por Jorge Lorenzo, tiene todas las papeletas para hacerse con un nuevo Mundial. El piloto mallorquín acabó segundo, mientras que Daniel Pedrosa se tuvo que conformar con la tercera plaza. En la carrera de 250 c.c. la victoria fue a parar a manos de Héctor Barberá, que se impuso sobre la línea de meta al italiano Mattia Pasini. Tercero fue Álvaro Bautista, que volvió a recortar diferencias respecto a Hiroshi Aoyama. En el octavo de litro, una acción de Andrea Iannone dejó a Pol Espargaró sin el triunfo final. El error lo supo aprovechar Julián Simón, que da un paso de gigante para la consecución del título. Nicolás Terol y Bradley Smith fueron segundo y tercero respectivamente.

MotoGP La carrera comenzó de forma muy plácida para Pedrosa. Era una de esas carreras que le gustan al catalán, en las que es él quien marca el ritmo. Tras la salida, Pedrosa se colocó líder, aunque muy seguido de Toni Elías, Lorenzo y Rossi. Elías se convirtió en un invitado inesperado, aunque no tardaría en perder fuelle respecto a sus rivales. Cuando Rossi se dio cuenta de que Pedrosa abría un pequeño hueco respecto a sus perseguidores, adelantó a Lorenzo y a Elías. Lorenzo hizo lo propio y se mantuvo en la lucha junto al italiano y a Pedrosa. Il Dottore corría en casa y eso se hizo notar en la pista. El piloto de Yamaha dio cuenta de Pedrosa, al que Lorenzo adelantó instantes después. Se entreveía una carrera similar a la de Cataluña, pero en esta ocasión era Valentino el que tenía al público de su lado. Incrementó el ritmo hasta asegurarse un colchón más que suficiente respecto a Lorenzo. Pedrosa pareció conformarse con la tercera plaza, ya que tras el susto de Indianápolis, prefirió no arriesgar, asegurando una suma importante de puntos en su casillero del Mundial. Por otra parte, Elías acabó en sexta posición, mientras que el recien llegado a la categoría reina, Aleix Espargaró, fue undécimo. 250 c.c. Héctor Barberá logró el triunfo en una carrera muy dura para el español, que tuvo que defender la primera posición hasta el final, y en la que tan sólo unas milésimas le separaron de Mattia Pasini. Hiroshi Aoyama, líder del Mundial, salía desde la pole, pero a diferencia de lo sucedido en los entrenamientos el japonés no encontró un buen ritmo de carrera, lo que le acabó perjudicando respecto a su máximo rival en el campeonato, Álvaro Bautista. El piloto de Talavera de la Reina mantuvo siempre una distancia prudencial respecto al trío de cabeza, formado por Pasini, Barberá y Marco Simoncelli. Bautista tuvo sus más y sus menos con Aoyama y Mike di Meglio, compañero del español. Sin embargo, a falta de 14 vueltas, el Mundial dio un giro inesperado: Simoncelli se fue al suelo, dejando el Mundial en manos de Aoyama y Bautista, que recorta diferencias con el paso de las carreras. Con Simoncelli en los boxes, Barberá y Pasini se jugaron la victoria final. El piloto español supo defenderse de los envites del transalpino, aunque la victoria se acabó por decidir casi sobre la línea de meta, en la que el piloto valenciano se impuso por apenas unas milésimas de segundo. En cuanto al resto de españoles, Alex Debón acabó séptimo y Héctor Faubel, noveno. 125 c.c. La carrera estuvo protagonizada por el lamentable incidente de Andrea Iannone. El piloto italiano tiró al suelo a Pol Espargaró en la última curva, tras una gran remontada del español (que llegó a estar situado en la décimotercera posición). El inicio de la carrera fue muy igualado, pero pronto Julián Simón comenzó a imponer su ritmo. El piloto español no lo tuvo nada fácil, ya que estaba seguido por dos italianos, Iannone y Simone Corsi. Tras ellos se colocaron Nicolás Terol y Stefan Bradl, que trataban de no distanciarse del grupo de cabeza. Fue entonces cuando Espargaró comenzó a volar sobre el circuito de Missano y fue dando cuenta de sus rivales uno tras otro. El piloto catalán era el más rápido sobre la pista y al llegar a la lucha entre Iannone y Simón, buscó insistentemente la primera posición. Simón supo mantener la cabeza fría, dejando que fueran el italiano y Espargaró los que cometieran el error, lo que finalmente acabó sucediendo. Iannone se pasó de frenada en la última curva, llevándose a Espargaró con él y dejando el triunfo en bandeja a Simón. Segundo fue Terol, mientras que la tercera posición la ocuparía Bradley Smith