Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TERRORISMO

La etarra Maite Aranalde se fuga tras el "error burocrático" de Francia

Por LaSemana.esTiempo de lectura2 min
España01-09-2009

Se veía venir. Esto es lo que han debido de pensar las Fuerzas de Seguridad del Estado cuando han comprobado que la terrorista Maite Aranalde ha incumplido su libertad bajo fianza y se ha fugado apenas una semana después de ser salir de prisión. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha atribuido lo ocurrido a un "error burocrático".

Todo comenzó cuando Francia entregó a la etarra a las autoridades españolas para ser juzgada por su participación en los atentados que ETA llevó a cabo en diciembre de 2004, cuando colocó diversos artefactos explosivos en gasolineras de Madrid durante la operación salida del puente festivo de la Constitución. Francia trasladó a la terrorista con la documentación referida a la teniencia de explosivos y su ayuda a uno de los comandos de ETA. Sin embargo, olvidó aportar los papeles que autorizaban a juzgarla también por su presencia activa en los citados atentados de 2004. Esta circunstancia reducía considerablemente las acusaciones contra Aranalde, por lo que la Audiencia Nacional autorizó su puesta en libertad bajo fianza. La etarra consiguió reunir 12.000 euros en cuestión de horas y salió de prisión festejando su puesta en libertad. El juez Eloy Velasco le retiró el pasaporte para evitar que huyese del país y obligó a la etarra a comparecer semanalmente en comisaría. Sin embargo, ha incumplido el primer control y se encuentra en paradero desconocido. La reacción de la Justicia española no se ha hecho esperar. El juez Baltasar Garzón ha ordenado la inmediata búsqueda y captura de Aranalde, que en su momento fue condenada en París a seis años de cárcel y que tiene más causas pendientes en la Audiencia Nacional. Sin embargo, sus antecedentes no fueron suficientes para el juez Velasco y la etarra ha aprovechado la primera oportunidad para fugarse. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha admitido que este episodio es consecuencia de un "error burocrático" de Francia, pero ha restado importancia al incidente y ha asegurado que las autoridades del país vecino son las primeras que están lamentando la fuga. Asimismo, ha respetado la decisión del juez Velasco de dejarla en libertad bajo fianza y ha afirmado que las Fuerzas de Seguridad del Estado están trabajando ya para encontrar a Aranalde y detenerla.