Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FÚTBOL

El Barça celebra su semana grande con los títulos de Liga y Copa del Rey

Por Álvaro HeraltaTiempo de lectura4 min
Deportes17-05-2009

El Barça de los récords vio recompensado su fútbol de ataque y grandes números en una semana que pasará a la historia del club por haber conseguido levantar dos títulos: Liga y Copa. El triunfo final en el campeonato de la regularidad llegó sin que los culés ni tan siquiera tuvieran que saltar al campo, pues la derrota del Real Madrid en Villarreal les proclamó automáticamente como campeones. La victoria final en el torneo del ko, en tanto, llegó después de que los hombres de Josep Guardiola arrollaran al Athletic de Bilbao.

El seis de julio de 2008 el Barcelona era un auténtico caos. Joan Laporta, presidente de la entidad, había recibido una moción de censura en la que 60,6% de los votos de la masa social del club fueron a favor de ésta. Laporta se aferró al cargo agarrándose a que los estatutos del Barça dictaminaban que se debía de alcanzar el 66,6% para que se produjera la dimisión del máximo mandatario y se convocaran elecciones. En lo deportivo el panorama tampoco era muy alentador: se había acabado la temporada a 18 puntos del campeón ,el Real Madrid, y el proyecto de Frank Rijkaard, que llegó a su cúspide en 2006 cuando se proclamaron campeones de Europa, estaba dilapidado. Laporta decidió entonces poner al equipo en manos de Josep Guardiola, que únicamente contaba con la experiencia de haber dirigido al Barça Athletic, filial de los blaugrana, en la Tercera División. El técnico dejó muy claras sus ideas nada más aterrizar en el banquillo del Camp Nou: quería acabar con todos los vicios de un vestuario que había perdido el hambre de triunfos. Por ello decidió poner a tres vacas sagradas del vestuario en venta: Ronaldinho de Assis, Anderson de Souza, Deco, y Samuel Eto’o. Aunque finalmente el camerunés acabó quedándose al no recibir ninguna oferta que se acercara a lo pedían los catalanes y que estos últimos tampoco le encontraran un sustituto de garantías. Intachable trayectoria en Liga Aun así, la apuesta no le pudo salir mejor a Guardiola que, pese a comenzar con derrota el campeonato y con la estadística diciendo que siempre que se había perdido el primer partido de Liga no se ganaba el título, el Barça firmó una primera vuelta espectacular en la que sumó 50 puntos de 57 posibles. Los azulgrana enlazaron una racha de 21 partidos consecutivos sin perder con 19 victorias y dos empates. Sólo el Real Madrid de Miguel Muñoz en la temporada 1960/1961, en la que sumó 16 triunfos, dos empates y una derrota en las primeras 19 fechas del campeonato, se acercaba a estos voraces registros. Pese a ello, un pequeño bache en el mes de febrero en el que se obtuvo un empate contra el Betis y dos derrotas seguidas frente a Espanyol y Atlético de Madrid llevó cierta intranquilidad, pues el Real Madrid se colocó a cuatro puntos de los de la Ciudad Condal. Sin embargo, a los blaugrana no les pudo la presión y, finalmente, demostraron que los números no mienten. Han igualado el récord de triunfos -28- del Real Madrid de John Benjamin Toshack en la 1987-1988 y el Barça de Sir Bobby Robson en la 1996/1997, aunque este último dispuso de 42 jornadas. También la de triunfos a domicilio -13- en una misma temporada, han sido el primer equipo de la historia en encadenar ocho victorias fuera de casa e hizo añicos la plusmarca de 39 goles como visitante del Dream Team -1991/1992- y del citado Barcelona de Robson. El histórico 2-6 del Bernabéu elevó el listón a 42. A todos estos números hay que añadir que en hasta cinco ocasiones han marcado seis goles en un mismo partido, cinco dos veces y cuatro otras tantas ocasiones. La Copa endulza la temporada A todo lo comentado anteriormente hay que añadir la conquista de la Copa del Rey en Mestalla once años después de su última victoria en el torneo. El Barça logró su vigésimo quinto torneo del ko después de arrollar en la final al Athletic de Bilbao. Los blaugrana pasaron su peor momento en la competición en la vuelta de las semifinales contra el Mallorca. Los hombres de Guardiola ganaron en la ida en el Camp Nou por 2-0, pero las cosas se le complicaron en la vuelta. En la vuelta, con 1-0 para los bermellones José Manuel Pinto se convirtió en el gran héroe de los catalanes al detener un penalti a Pep Martí. El empate final de Leo Messi, llevó la tranquilidad a Can Barça. El Barcelona obtiene el quinto doblete de su historia con la sensación de que lo mejor todavía está por llegar, pues tiene la final de la Liga de Campeones en el horizonte contra el Manchester United en Roma.