Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ÓPERA

El regreso de Montserrat Caballé al Liceo resultó bastante accidentado

Por Eliane Hernández MontejoTiempo de lectura1 min
Cultura05-01-2002

Caballé entró a escena a los 20 minutos del comienzo de la ópera, y fue recibida con una gran ovación del público. Para entonces, las cosas ya no iban demasiado bien sobre las tablas, ya que el encargado de interpretar al rey inglés, Simon Estes, se veía afectado por una laringitis aguda.

Después del segundo acto, el bajo barítono estadounidense se vio obligado a abandonar el escenario, y fue sustituido por Robert Brok, que, en principio, iba a sustituir a éste únicamente en las representaciones del 10 y el 15 de enero. A partir de ese momento, la obra recuperó, en parte, el ritmo esperado. Sólo en parte, ya que tampoco resultó posible la actuación en solitario del bailarín argentino Julio Bocca, a causa de una enfermedad. La actuación finalizó con una gran ovación y diez minutos de aplausos y bravos. Además, desde los pisos altos del teatro, cayó una lluvia de octavillas de colores en las que se podía leer: gracias por estos 40 años de música. Montserrat Caballé debutó en el Liceo catalán el 7 de enero de 1962, protagonizando el estreno en España de Arabella, de Richard Strauss. Por eso, mientras aún estaba preparando Enrique VIII, había declarado que "cuando los médicos me dijeron que ya podía volver a actuar, sentí una gran ilusión, y el hecho de que mi regreso coincida con el 40 aniversario de mi debut en el Liceo de Barcelona le añade una emoción especial. Los recuerdos son bonitos, pero prefiero mirar al futuro con optimismo". Enrique VIII es un drama lírico que el francés Camille Saint-Saëns estrenó en 1883. La obra, en la que Caballé interpreta a Catalina de Aragón, está basada en el drama escrito por Shakespeare en el que se narra el repudio de Catalina de Aragón al haberse enamorado el rey de Ana Bolena (papel que fue representado por lamezzo lituana Nomeda Kozena). El montaje que estará en cartel del 4 al 17 de enero, aunque ya están agotadas la mayor parte de las localidades.