Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ARRAS-MADRID-DAKAR

Meoni y Masuoka llegan líderes a la última semana

Por Pedro Luis MeleroTiempo de lectura2 min
Deportes05-01-2002

El Dakar ha llegado a su etapa de descanso con muchas bajas en la expedición que salió de Arras (Francia). Las dos más sonadas, posiblemente, han sido las de Jean-Louis Schlesser y Josep María Serviá, por averías en los motores de sus buggy. No obstante, aún espera lo más difícil: el recorrido por Mauritania y Senegal es muy exigente para pilotos y máquinas.

El Dakar comenzó de la mejor manera posible para los españoles. En coches, Fernando Gil fue el primer líder de la prueba, mientras que Nani Roma, en motos, obtuvo la tercera posición y mostraba sus cartas como favorito a ganar el rally: Roma tardó sólo dos etapas en alcanzar el liderato, aunque para entonces, en la tercera etapa, el belga Grégory de Mévius ya había desplazado a Gil. Pasada la especial en Madrid, donde se exhibieron Romá y Gil, y el enlace hasta Algeciras, ya en territorio africano, En la quinta etapa, el catalán perdió el primer puesto en motos en beneficio del finlandés Kari Tianen (KTM). La sexta jornada asistió al abandono de uno de los favoritos, el francés Schlesser, que quemó el motor de su vehículo, y a la escalada hasta el liderato al japonés Hiroshi Masuoka. En motos, el español Jordi Arcarons resurgió y subió puestos en la general, que volvió a comandar Romá. En la primera especial de la etapa maratón (disputada en dos jornadas, sin dejar descanso a los pilotos), Romá terminó tercero, mientras que Serviá era el mejor español clasificado, en séptima posición. En la segunda especial de la séptima etapa, en un terreno rapidísimo, Romá cedió el liderato a Fabrizio Meoni, que hizo valer la mayor potencia de su moto. En coches, el japonés Kenjiro Shinozuka se situó segundo en la general, a rebufo de su compatriota Masuoka. Sin embargo, una avería en el radiador de su buggy obligó al abandono del único español que tenía opciones de ganar el rally en coches, el catalán Salvador Serviá. La última etapa antes del parón sirvió para que Romá y Arcarons, tercero y cuarto de la general, se acerquen a Meoni; en cambio, en coches, Masuoka consolidó su liderato y sus opciones de adjudicarse el rally.