Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MÚSICA

Madonna ‘ficha’ por una promotora de conciertos

Por LaSemana.esTiempo de lectura1 min
Espectáculos17-10-2007

La cantante Madonna ha cancelado su contrato con Warner Music, discográfica a la que estaba vinculada desde 1990, para pasar a formar parte del catálogo de artista de la promotora Live Nation. La decisión, además de importante en términos económicos, supone un paso más en el cambio de modelo del mercado musical. Las discográficas van perdiendo poder a causa de la difusión por Internet y de la mayor rentabilidad de los directos frente a la venta de discos.

Live Nation, a través de su división Artist Nation, será la nueva propietaria de todo lo relativo a la imagen de Madonna. Esto incluye discos, conciertos, DVD, cine, merchandising e Internet. Madonna, a cambio, entra en el accionariado de la empresa y, según The Wall Street Journal, cobraría 120 millones de dólares en diez años, aunque este punto no ha sido confirmado por ninguna de las partes. Esta nueva situación ha sido propiciada por el cambio de modelo del mercado discográfica. No sólo la piratería ha hecho daño, sino que el auge de los conciertos supone una importantísima fuente de ingresos. Lo demuestra la diferencia entre los 1,6 millones de discos vendidos de su Confessions on a dance floor frente a los 200 millones de dólares generados por la gira del mismo álbum. Madonna y otros artistas podrán ganar muchos más dinero con directos que con discos, especialmente con la actual reducción de las ventas. De este modo las discográficas cada vez tienen menor poder. La difusión del nuevo disco de Radiohead a través de Internet sin intermediarios ha supuesto una muestra de los nuevos tiempos. Este paso de Madonna, apostando más por los conciertos, es un ejemplo más de la situación. Warner Music, una de las discográficas más importantes, ha perdido uno de sus principales artistas, al igual que le ocurrió a EMI al perder a Radiohead. Estos hechos parecen confirmar lo que ya se viene denunciando en los últimos años: que las discográficos deben renovarse o morir.