Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ROBO

Libertad bajo fianza para el ladrón de los mapamundis

Por María AyudaTiempo de lectura1 min
Cultura20-10-2007

César Gómez Rivero es el nombre del ladrón de "guante blanco" que ha traído de cabeza a las autoridades españolas desde que desaparecieran al menos diez grabados y mapamundis de las instalaciones de la Biblioteca Nacional el pasado mes de agosto. Este uruguayo sesentón, nacionalizado español, pero residente en Buenos Aires desde hace tres décadas, ya había sido acusado en otras ocasiones por el robo de libros antiguos en Uruguay y Paraguay.

Por eso, cuando la Interpol de España envió un radiograma solicitando la localización de Gómez Rivero y los documentos sustraídos a Argentina, Uruguay y Paraguay, la coincidencia entre patrones delictivos saltó a la vista. La falta de coordinación entre la Interpol y la justicia argentina, sumado a la confusión sobre el avance de las investigaciones llevaron a Milagros del Corral, directora de la Biblioteca Nacional, a asegurar el pasado martes que Gómez Rivero se había presentado ante los agentes de Buenos Aires para entregarse. Sin embargo, Gómez Rivero sólo asumió el robo a través de su abogado defensor, Fernando Soto. El hombre, con carné de investigador histórico de la Biblioteca, reconoció haber perpetrado el robo de incunables y documentos del siglo XV, de los cuales devolvió ocho en el juzgado de Lijo. Los otros dos restantes serían los que han aparecido recientemente en una tienda de antigüedades de Sydney y en un comercio de Nueva York. En los juzgados argentinos, Gómez Rivero deberá afrontar dos causas: una por supuesto fraude en la venta de los dos mapas que terminaron en Australia y EE.UU. Otra, por la petición de extradición a España que formuló el juez de instrucción en lo penal 42 de Madrid, Agustín Morales Pérez Roldán. Por el momento, el supuesto ladrón disfruta de la libertad bajo fianza en su chalé situado en el exclusivo barrio de Pilar, en Buenos Aires, tras haber depositado en los juzgados de Lijo y Rodolfo Canicota Corral el equivalente a 2.200 euros en cada uno.