Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FAMILIA

La nueva ayuda familiar no iguala a España con el resto de Europa

Por María Reyes RomeroTiempo de lectura3 min
Sociedad06-07-2007

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció durante el debate de Estado de la Nación acontecido la pasada semana, que se aplicarán nuevas medidas de ayuda a las familias que adopten o tengan hijos. "España, para seguir progresando, necesita más familias y con más hijos. Y las familias necesitan más apoyo para tener esos niños y más recursos para criarlos", explicó Zapatero.

La medida consiste en hacer entrega de una paga única de dos mil quinientos euros por "cada nuevo hijo" a las familias, españolas o inmigrantes, con residencia legal en el país. Desde el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, se ha asegurado que el Decreto tiene una "vocación universal", lo que conlleva que no habrá exclusión de familias por criterios de edad, trabajo o renta. Se trata de una ayuda para todos que se complementará con la paga actual de cien euros mensuales, la cual dicen no se excluirá. Además, el citado ministerio habla de intentar que las madres que no coticen, en el mayor de los casos porque se hacen cargo de sus hijos, puedan percibir otra ayuda procedente de un fondo de Trabajo y las que sí lo hagan, sean también pagadas pero por Hacienda. Se ha producido cierta polémica alrededor del inicio de puesta en vigor de la nueva medida. Desde el ministerio indicaron que a pesar de que las condiciones serían fijadas durante la firma del Real Decreto en el Consejo de Ministros, estaba en mente del Gobierno aplicar un "efecto retroactivo hasta comienzos de año", por el cual tendrían acceso a la ayuda todos los niños nacidos durante el 2007. Sin embargo desde Moncloa se negó esta intención e insistieron en que la medida se aplicará únicamente a los niños nacidos desde el día de la firma del Decreto. Aunque estas ayudas suponen un gran avance en la política familiar española, contra lo que pudiera parecer, no sirven para escalar posiciones en cuanto a la misma en relación al resto de Europa. España sigue ocupando el último puesto en subvenciones, facilidades y ayudas familiares según los últimos datos revelados por el Eurostat. En porcentajes de PIB, producto interior bruto, se hace muy evidente esta diferencia con respecto los otros países del continente. Esta nueva ayuda presentada por el presidente equivale únicamente a 0¬12 puntos de dicho porcentaje, mientras que en países como Dinamarca o Luxemburgo las ayudas destinadas a la familia alcanzan el 3¬9 y el 3¬8 por ciento respectivamente. En Luxemburgo, por ejemplo, cada familia recibe una paga mensual de 216 euros mensuales, cifra que crece a medida que aumenta el número de hijos hasta multiplicarse por cinco cuando se trata del cuarto niño, según el estudio del sistema de información mutua sobre protección social europeo, Missoc, realizado durante el 2006. También en Francia se han adoptado nuevas medidas no sólo para fomentar la natalidad, sino también para facilitar la conciliación laboral y familiar, alcanzando la tasa de nacimientos mayor de Europa ya que supera la media de dos hijos por mujer. Otro dato en el que España también se sitúa aún en los últimos puestos es el de la baja maternal. Mientras que las trabajadoras españolas sólo tienen derecho a 16 semanas de baja, en Suecia se les da permiso de hasta 96 semanas y en el Reino Unido alcanza las 40. Sólo Portugal se encuentra por debajo con sólo 12 semanas de baja. Con respecto a las bajas paternales, en España los hombres sólo tienen derecho a pedir 15 días de permiso conservando su sueldo completo que es abonado a la empresa por la Seguridad Social. Sin embargo en países como Alemania los padres pueden pedir hasta un año de permiso ampliable a 14 meses en el que contarán con el 67 por ciento de su sueldo.