Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MEDIOAMBIENTE

Más de 16.000 especies, al borde de la desaparición

Fotografía
Por Alejandra Linares-RivasTiempo de lectura2 min
Sociedad02-05-2006

La lucha contra la pérdida de biodiversidad, por ahora, está perdida. El objetivo para 2010 de mejorar la tendencia de los ejemplares en vías de extinción no marcha como se esperaba. Mientras en 2005 las especies en peligro eran 15.589, en 2006 han ascendido hasta 16.119. De todas ellas, 784 se han declarado oficialmente extintas, y otras 65 sólo pueden encontrarse en cautividad o en cultivo.

Estos datos se desprenden de la Lista Roja elaborada por la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés). Los números hablan por sí solos, especialmente si se tiene en cuenta que el número de especies analizadas es de 40.177. Por tanto, más de una tercera parte se consideran en peligro de extinción, dentro de la cual se hallan uno de cada tres anfibios, uno de cada cuatro mamíferos, y coníferas en la misma proporción, así como una de cada ocho aves. Cabe destacar la reciente entrada en la lista del hipopótamo, que en la República Democrática de Congo ha visto su población reducida en un 95 por ciento. El oso polar, que sí figuraba en dicha lista, ha entrado en una categoría de riesgo superior. Se estima que, debido al creciente deshielo de los polos, sufrirá una disminución del 30 por ciento en los próximos 45 años. En otros climas extremos también se hace notar el calentamiento global y, por eso, en los desiertos las especies especializadas y diversas están en declive. En el caso de la gacela dama esto, junto a la caza descontrolada ha acelerado enormemente su peligro de extinción. Otros ejemplares en riesgo son los peces de agua dulce, los tiburones oceánicos, las rayas y plantas como las flores de la región mediterránea. Esta Lista Roja de la UICN se ha convertido en la herramienta fundamental para la planificación y gestión de decisiones relacionadas con la conservación de la biodiversidad. Está considerada por los científicos como el mejor sistema actual para valorar el riesgo de desaparición de especies. Además, su aplicación, hasta ahora internacional, está pasando a ser también a escala nacional; no sólo por los resultados de sus investigaciones, sino por los criterios empleados para llevarlas a cabo. A pesar de que las cifras distan mucho de ser favorables, sí hay algunos ejemplares que han mejorado de estado gracias a las acciones de conservación emprendidas: en Australia, el ave marina piquero de Abbott; el siluro gigante del sudeste asiático, el buitre de la India, el pez napoleón, el antílope saiga, etc. Tal y como afirmó Achim Steiner, director de la UICN, “estos ejemplos muestran que las medidas de conservación están cambiando la situación. Lo que se necesita es más de estas medidas.”