Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

La neumonía atípica ataca de nuevo

Por Berta BaronaTiempo de lectura2 min
Sociedad08-01-2004

Dos personas han contraído la enfermedad en el sureste de China. Se sospecha que el origen del contagio se encuentra en las civetas y en otros animales salvajes. El gobierno ya ha sacrificado a 100.000 ejemplares. La neumonía atípica ha reaparecido, después de seis meses de la epidemia, en la provincia de Cantón, en el sureste de China.

El Ministerio de Salud del país asiático ha confirmado dos nuevos casos de la enfermedad. El primer afectado fue Luo, un productor independiente de televisión de 32 años residente en la ciudad de Panyu, situada a 30 kilómetros de la de Foshan, donde apareció el primer caso de neumonía en el mundo en noviembre de 2002. Un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó a Hong Kong para analizar las muestras extraídas del enfermo y el lunes 5 de enero anunció que el resultado de los tests era positivo. El segundo enfermo, declarado el pasado jueves, es una camarera de 20 años también residente en Cantón que trabajaba en un restaurante en el que se servía carne de civeta. La civeta es una especie de gato salvaje, cuya carne es muy apreciada en Cantón, sospechosa de ser portadora del virus que provoca el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), por lo que el gobierno chino ha sacrificado 100.000 ejemplares como medida de seguridad. Pero no es el único animal sospechoso; también lo son los ratones, las ratas, las cucarachas, las moscas y los mosquitos. Luo se contagió al lanzar una rata desde la terraza de su casa, en la que tenía una plaga. Otros tres periodistas de Cantón que visitaron un mercado de animales antes de fin de año han sido analizados y los resultados son negativos. También ha sido examinada en su país de origen una mujer filipina que viajó a Hong Kong hace unas semanas y está sana. En España, un hombre de origen alemán y residente en Madrid fue hospitalizado el día 31 con fiebre muy alta. Había viajado a Shangai, Corea y Japón, por lo que fue aislado cautelarmente, pero las pruebas confirmaron que no padecía la enfermedad. Desde que apareciera el primer caso en noviembre de 2002, 349 chinos han muerto y otros 5.327 han enfermado. En todo el mundo, 814 han sido las víctimas mortales y 8.470 las afectadas. China ha anunciado que probará en humanos la vacuna contra el virus, en la que sus científicos llevan trabajando desde abril, a principios de este año.

Fotografía de Berta Barona